Pedro Sánchez viaja a Argelia sin varios grandes empresarios, que han declinado la invitación. EFE

Los grandes empresarios huyen de la foto con Sánchez en Argelia

stop

Francisco Reynés es el único gran ejecutivo español que acompaña a Pedro Sánchez y lo hace con agenda propia para cerrar el acuerdo de Naturgy con Sonatrach

Barcelona / Madrid, 08 de octubre de 2020 (06:55 CET)

El idilio entre Pedro Sánchez y los grandes empresarios y directivos españoles que se escenificó el 31 de agosto en Casa América no ha tenido continuidad. El presidente del Gobierno viajó este miércoles por la tarde a Argelia en una misión a la que quería dar un gran valor comercial, pero las empresas han rebajado las altas expectativas de Moncloa.

No ha pasado nada concreto que divida al líder socialista y lo que se denomina el Ibex, pero ahora las empresas quieren resultados. No es lo mismo una mañana en Madrid que dos días en Argel. Si no hay contenido o las posibilidades comerciales son bajas o nulas, no quieren salir en la foto.

Es por ello que varios primeros ejecutivos de las empresas convocadas no han acudido a la llamada de Sánchez y han mandado al viaje a directivos de segundo rango. Fuentes de varias compañías explicaron a Economía Digital que tienen muy pocas expectativas en esta misión comercial, por lo que sus presidentes y consejeros delegados se han quedado en casa.

Moncloa vendió este viaje, que se inició el miércoles por la noche con una cena de Sánchez con el presidente argelino, Abdelmadjid Tebounne, en Argel, como estratégico para las empresas españolas. Por ello se hizo acompañar de Indra, Seat, Abengoa, Duro Felguera y Repsol entre otras.

Moncloa vende el viaje de Sanchez a Argelia como clave para Naturgy

Pero si para una tenía especial sentido era para Naturgy, que tiene un conflicto con Sonatrach, empresa energética pública, por el precio del gas que importa. Ambas compañías son socias, pero el cambio de gobierno en Argelia y la intención de Francisco Reynés de renegociar el contrato –como muchos otros– para abaratar costes, torció las relaciones.

Durante el martes y el miércoles, fuentes del Gobierno estuvieron explicando que la misión tenía como objetivo desencallar e incluso firmar el acuerdo para que Naturgy pueda importar gas a un precio inferior, lo que es estratégico para España porque tiene que contribuir a la transición ecológica. 

"El Gobierno está echando una mano a Naturgy, que lleva meses negociando con los argelinos, para exportar gas natural a precios más baratos. Esperamos que en este viaje se cierre el trato", explicaron convencidas fuentes gubernamentales a este medio. Pero la visión que tienen en la empresa energética controlada por La Caixa y los fondos GIP y CVC dista bastante de la de Moncloa.

Fuentes del sector explicaron que estos contratos no se firman en misiones como esta, si bien pueden ayudar a acercar posturas. Pero la agenda del viaje tampoco incluye, al menos la que ha transcendido, ningún encuentro con ministros para abordar el asunto del precio del gas.

Reynés quiere cerrar el trato con Sonatrach este jueves

Sánchez mantendrá este jueves una reunión con el primer ministro y a continuación realizará una ofrenda floral ante el Santuario a los Mártires y será recibido en audiencia por el presidente de la República de Argelia. El único acto específico para los directivos es un encuentro entre empresas españolas y argelinas, algo para lo que no necesitan a Sánchez.

Tampoco Naturgy le necesita para cerrar una reunión con el ministro de Energía, la pieza clave para el acuerdo que persigue Reynés. De hecho, Reynés aprovechará que está en Argel para reunirse con directivos de Sonatrach o incluso con el propio ministro e intentar cerrar el acuerdo este mismo jueves. Pero será, apuntan las fuentes del sector consultadas, al margen de la misión comercial de Sánchez; Reynés tiene su propia agenda en el país.

El primer ejecutivo de la energética catalana anunció en abril que renegociaría todos los contratos de suministro. Naturgy importa la mitad de todo el gas que compra de Argelia a través de dos gaseoductos y, pese a que la relación con Sonatrach es larga y fluida, las negociaciones se han encallado. Sin embargo, las posiciones parecen cercanas y podría firmarse en breve una rebaja de precio a cambio de una extensión del contrato.

Los presidentes de Repsol y Seat se zafan de Sánchez

Reynés al menos ha ido a Argelia con Sanchez, aunque tenga su agenda al margen de la de Moncloa. Otras grandes empresas españolas como Repsol y Seat han aceptado la invitación pero no serán sus grandes directivos los que acompañarán al presidente del Gobierno.

Repsol acudirá a los actos a los que ha sido convocado pero no han mandado a nadie desde España. Por tanto, no serán ni Antoni Brufau ni Josu Jon Imaz los que acompañarán a Sánchez, sino que será uno de sus ejecutivos en el país africano.

La filial de Volkswagen es otro caso curioso por varios motivos. Seat tiene su fábrica de ensamblaje en el país –propiedad de un socio local– cerrada desde hace un año por un cambio en la política industrial del país, pero no creen que esta misión les ayude.

El presidente de Seat, nuevo en el sillón, no aprovecha para conocer a Sánchez pese a tener la fábrica de Argelia parada

El segundo motivo es que su presidente, Wayne Griffiths fue nombrado hace dos semanas y podría haber aprovechado el viaje para presentarse a Sánchez como nuevo en el cargo y estrechar lazos gubernamentales. En lugar de ello, ha mandado a Alfonso Sancha, vicepresidente de compras de la automovilística.

El Gobierno tratará también la inmigración irregular, tras el aumento de llegadas a España. Un asunto por el que el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ya se ha desplazado en tres ocasiones desde que es ministro.

La visita de Sánchez a Argelia estaba prevista en un principio para el mes de abril, con la intención de celebrar posteriormente una cumbre bilateral en nuestro país. Sin embargo, la pandemia de coronavirus trastocó los planes de Moncloa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad