Los trabajadores de Alstom preparan una batalla legal contra la dirección del grupo

stop

LABORAL

Cristina Farrés

El presidente de Alstom, Patrick Kron, en la presentación de los resultados del último ejercicio fiscal y una manifestación de los empleados catalanes
El presidente de Alstom, Patrick Kron, en la presentación de los resultados del último ejercicio fiscal y una manifestación de los empleados catalanes

en Barcelona, 20 de diciembre de 2014 (20:21 CET)

La dirección de la filial española de Alstom ha puesto por enésima vez en pie de guerra a los trabajadores de su factoría catalana. La plantilla de Santa Perpètua de Mogoda (BCN), la única planta industrial de su negocio en España que no se traspasará a General Electric, paralizó el centro la semana pasada y prepara una batalla legal contra la dirección.

Los trabajadores ultiman dos procesos. El primero de ellos es un contencioso administrativo por prevaricación, ya que denuncian que no se cumplen los pactos firmados en la reestructuración del pasado julio. Los empleados afirman que la dirección se ha opuesto ahora, cinco meses más tarde, a dar la indemnización extraordinaria a las bajas voluntarias que se incluían en el expediente.

Nuevo arbitraje en Cataluña

"Han cambiado las reglas a mitad de partido", acusan las fuentes consultadas. La gota que ha colmado el vaso y que provocó la convocatoria de las dos jornadas de huelga fue la petición de la cúpula, encabezada por Antonio Moreno a nivel estatal y por Joan Forcada en Cataluña, de iniciar un nuevo arbitraje en el tribunal laboral catalán.

El comité de empresa defiende que no se puede renegociar un pacto que tiene sólo cinco meses de vigencia por la decisión unilateral de no cumplir sus condiciones. Señalan que cuando se firmó la reestructuración en Cataluña ya se había decidido que General Eléctric asumiría el negocio eléctrico de la multinacional, por lo que los cambios sustantivos en la matriz ya se habían incluido en la estrategia de la compañía.

Despidos individuales de sindicalistas

La dirección de Alstom deberá sumar al contencioso otras demandas individuales por despidos improcedentes. El día después de la huelga, y mientras el comité de empresa asistía a un encuentro en el tribunal laboral, la dirección comunicó a 10 empleados que les rescindía el contrato.

La plantilla denuncia dos irregularidades en este proceso: las bajas quedan al margen del expediente de extinción que aún se aplica en la factoría, son despidos improcedentes; y todos los afectados son sindicalistas, 9 de CCOO y uno de UGT.

Anulación del ERE temporal

El precedente de Alstom en los juzgados catalanes no es muy favorable a los intereses de la compañía. La sala social número 3 de Sabadell (Barcelona) anuló el pasado mayo un primer expediente de regulación temporal que se intentó aplicar sin pacto.

De ese fiasco nace el conflicto actual, ya que la dirección y los sindicatos se sentaron con el mediador público para intentar llegar a otro acuerdo en julio.

Prima de Navidad del presidente francés de Alstom

El conflicto laboral en España no es el único que debe capear Alstom. En su país de origen, Francia, los trabajadores también están en pie de guerra después de que trascendiera que el máximo directivo de la multinacional, Patrick Kron, ha recibido una prima de Navidad en forma de 150.000 acciones de la compañía, cuyo valor de mercado es de 4,1 millones de euros.

El premio es una compensación por el "éxito" en la venta de la división de energía a General Electric. Mientras los sindicatos galos aseguraban que se trata de una retribución "indignante", los accionistas de Alstom daban el visto bueno a la operación corporativa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad