Quabit amplía capital en 70 millones para pagar la mitad a Sareb

stop

ENCAJE DE BOLILLOS PARA DEVOLVER 335 MILLONES

Félix Abánades, presidente de Quabit

desde Madrid, 30 de junio de 2015 (22:29 CET)

Quabit, el grupo inmobiliario cotizado presidido por Félix Abánades, prosigue con el encaje de bolillos para tratar de hacer ver a sus acreedores –a los que debía devolver 335 millones de euros a finales de 2016– que su plan de negocio es viable siempre que no aprieten las tuercas.

Por eso, la empresa anda en negociaciones con esos acreedores con las cartas sobre la mesa. Que, evidentemente con unos ingresos trimestrales de apenas un millón de euros, será imposible devolver esa millonada, y que necesita llegar a nuevos acuerdos para evitar que, llegado el plazo, el impago pueda acabar con la empresa en concurso de acreedores. Esa quiebra que, a pesar de todo, logró esquivar en los años más duros de la crisis inmobiliaria.

Negociaciones cruciales

En esas negociaciones, las de Sareb resultaban cruciales. No en vano, el banco malo presidido por Jaime Echegoyen atesora el 72% de la deuda financiera, unos 225 millones de euros. Y, además, de no haber terminado en acuerdo hubieran impedido que Quabit lograra sacar –como lo hizo ayer– el refrendo de la junta de accionistas para llevar a cabo una ampliación de capital de hasta 70 millones de euros.

Al final, a la vista del acuerdo pactado con Sareb, lo que hace Quabit, de salir adelante con éxito la referida ampliación, es cumplir con uno de los tres puntos del acuerdo alcanzado con el banco malo, el de pagar 35,6 millones de euros antes de que finalice 2015.

Resto de 190 millones de deuda con Sareb

Para cobrar los restantes 190 millones de euros, Sareb ha logrado que la promotora se comprometa a pagar la mayor parte de esa cantidad entre 2016 y 2022. La deuda también se podría ver minorada a medida que Quabit vaya vendiendo los 53 pisos cuya deuda contraída está en manos del banco malo.

Dentro del plan de ventas sobre producto terminado, ambas partes han consensuado fijar nuevos precios mínimos de venta que permitirán agilizar la liquidación del stock residencial y cancelar la deuda asociada.

Actualmente, la inmobiliaria dispone de un stock de vivienda terminada y en curso de 329 unidades, todas menos una de primera residencia, y localizadas en el 71% de los casos en municipios de Castilla-La Mancha.

Suelo para 1.000 viviendas

El acuerdo permitirá a Quabit que esos 35,6 millones de euros a abonar a Sareb sirvan para cancelar deuda asociada, liberando suelos con potencial desarrollo a corto plazo sobre los que está previsto promover cerca de 1.000 viviendas. Paralelamente, se establece un nuevo calendario de vencimientos anuales hasta el año 2022.

Respecto al resto de 110 millones que debe al resto de acreedores financieros, la mayor parte (unos 90 millones) tiene el pago limitado a los activos concretos que la garantizan, mientras que con los restantes la inmobiliaria asegura que tratará de acordar condiciones similares a las alcanzadas con Sareb.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad