Semon baja hasta un 15% el sueldo a sus empleados

stop

RESTAURACIÓN

Montse Tarrida, propietaria de Semon

08 de mayo de 2012 (20:15 CET)

El lujo no es inmune a la crisis. El máximo exponente en la restauración de alta gama en Barcelona, el grupo Semon, ha pactado una rebaja del salario de sus empleados que en algunos casos llega al 15%. No se trata de un recorte lineal, depende de cada trabajador y de los complementos salariales que tenía asignados. Incluso en algunos casos --los últimos contratos, que tienen los sueldos más bajos-- se han librado del ajuste, informan fuentes implicadas en el proceso.

“En los años en los que el negocio iba bien se habían trasladado las ganancias directamente a los sueldos bases”, explican los portavoces oficiales del grupo. Una práctica que propició “que algunos empleados menos cualificados tuvieran sueldos más altos que sus jefes directos por una simple cuestión de antigüedad”.

La reestructuración también ha implicado que el grupo dirigido por Montse Tarrida introduzca el concepto de productividad. La mayoría de los empleados han aceptado que se imponga una retribución variable ligada a los resultados de la compañía.

Pérdidas

Semon ha cerrado el ejercicio 2011 en números rojos y con una facturación de seis millones de euros, cuando la previsión inicial era llegar a los ocho millones. El resultado está en línea con el año anterior, pero con una salvedad importante: han puesto en marcha dos nuevos establecimientos. En septiembre inauguraron un restaurante japonés en la calle Santa Fe de Nuevo México, de Barcelona, y en Navidad iniciaron la actividad en un espacio de degustación en la calle Bonanova, en la parte alta de la Ciudad Condal.

“Queremos mantener los empleos actuales del grupo y aguantar 2012 y 2013”, dos años en los que pronostican que obtendrán unos resultados peores que en los ejercicios precedentes. Las ventas han bajado de forma sostenida los últimos cuatro años, “con un estancamiento en 2011”.

Mantener empleo

Desde Semon comentan que han revisado los sueldos para evitar correr la misma suerte que otras empresas de restauración de lujo forzadas a bajar la persiana. En este sentido, los descensos de demanda más importante se dan en el servicio a empresas, que representa una parte importante de la facturación.

El tipo de público al que se dirigen no ha echado el cierre, pero han implementado medidas de austeridad. Lo que se traduce en revisar los encargos de catering: “Transforman las comidas o cenas en desayunos o cócteles de negocios”. Además, reconocen que existe el regateo y que la competencia con compañías de nueva creación es muy agresiva. Un panorama que ha obligado a bajar precios. Por otro lado, las ventas al detalle se mantienen en volumen, pero “la gente compra sólo lo que realmente necesita”. El tíquet por persona es inferior.

Semon emplea a 86 personas en Barcelona y otras 19 en Madrid. Se han librado de los ajustes salariales los 45 trabajadores de la factoría de productos Benfumat, que se encuentra en Sant Feliu del Llobregat (Barcelona). A pesar de tener los mismos orígenes, son dos grupos independientes con gestores y convenios laborales distintos. Fuentes oficiales de la compañía gourmet aseguran que el centro en el que se produce, entre otros, el famoso salmón ahumado es “muy competitivo”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad