Unipost bloquea la correspondencia de Endesa y La Caixa

stop

La plantilla de la empresa de la familia Raventós mantiene la huelga hasta el próximo 17 de enero si el ERE sigue en pie

02 de enero de 2014 (21:23 CET)

Seis jornadas de huelga y 15 más a la vista. Es la situación en la que se encuentra la plantilla de Unipost en España que ya pasa factura a particulares, instituciones públicas y grandes compañías. En la lista de damnificados aparecen la Diputación de Barcelona, Endesa, La Caixa, algún ministerio y varios ayuntamientos, según apuntan fuentes de CGT, el sindicato convocante de los paros.

“No está cuantificado todavía el efecto de la huelga. Estos días, sin embargo, son de poca actividad, coincidiendo con las vacaciones de Navidad”, explican fuentes de la Diputación de Barcelona. Asimismo, Endesa asegura que durante esta semana el volumen de envíos es menor.

Dos semanas más de paros

Por su parte, los trabajadores cifran en hasta nueve millones los envíos retenidos y ponen de relieve las múltiples quejas de clientes que se han recibido, aunque subrayan que la huelga no ha tenido el mismo calado en todo el territorio nacional.

“En Barcelona ha sido mayor la repercusión ya que un 85% de los empleados la han secundado con correspondencia paralizada y acumulada en las oficinas”, detalla el portavoz de CGT en Unipost, Emilio Gómez. Mientras, en otras ciudades, como Madrid y Zaragoza, la repercusión de los paros ha sido menor. “Cerca de un 30% de la plantilla se ha sumado a la huelga”, matiza.

Con todo, la intención de CGT es seguir con los paros dos semanas más. “Hablamos de una huelga indefinida. De momento, hasta el próximo 17 de enero está convocada”, señala Gómez tras ratificar el sindicato dicha decisión en una asamblea celebrada este jueves.

Sin extras y con retrasos en los pagos

Los trabajadores de Unipost lamentan que, además del expediente laboral que prevé la salida de más de 400 trabajadores, la compañía controlada por la familia Raventós no ha abonado parte de la paga extra de junio y de diciembre.

Critican que a los despidos, la rebaja salarial prevista para este año y la supresión de las extras se suma también el retraso en el pago de algunas mensualidades. “Nos han fraccionado la última nómina en dos pagos, uno el día 3 y otro el día 10”, subrayan fuentes sindicales.

Mientras, la compañía mantendrá un encuentro este viernes con el comité intercentros para estudiar la situación de las cuentas. No obstante, de momento y tras seis días de huelga, no ha convocado ninguna reunión con los trabajadores para negociar el ERE y el plan de ajuste previsto para 2014.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad