Fracaso de los fondos europeos: el 70% de las empresas españolas no sabe cómo pedirlos

El 73% de las empresas españolas desconoce cómo acceder a los fondos europeos Next Generation, por lo que apenas un tercio de ellas tiene la intención de acceder a estos recursos

El Gobierno ha destacado reiteradamente la oportunidad que suponen para España los 140.000 millones de euros de fondos europeos que recibirá hasta 2026 para la transformación del tejido productivo y la recuperación, sin embargo estos recursos son desconocidos y pasarán de lado para una mayoría de empresas.

Los fondos Next Generation UE son desconocidos para más de la mitad de las empresas españolas, que desconocen cómo solicitarlos y descartan, por tanto, llegar a pedirlos, según revela el Estudio de Clima Empresarial de la Cámara de Comercio de España, elaborado por Sigma Dos.

Apenas un 40,6% de los encuestados conoce estos recursos aprobados por la UE para superar la crisis provocada por la pandemia, y el desconocimiento es mayor en función del tamaño, ya que el grado de conocimiento es mayor entre las grandes empresas de más de 250 empleados (53,4%), e inferior entre las de 51 a 250 (48,9%), de 11 a 50 (42%) y sobre todo en las pymes de 6 a 10 empleados (37,3%).

Este nivel de desconocimiento se refleja en el hecho de que solo el 27% de las compañías saben cómo acceder a los fondos, lo que propicia que solo un tercio (29%) tenga intención de solicitarlos.  Por sectores productivos los conocen el 42,2 % de las empresas del sector comercio y el 41,7 % de las industriales. 

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha mostrado su «sorpresa» por los resultados de la encuesta y ha remarcado la necesidad de «redoblar la información y la sensibilización» para que las empresas se sumen a una transformación»absolutamente necesaria» gracias a los fondos europeos.

Beneficiarán sobre todo a las grandes empresas

El maná de los fondos europeos comenzó a hacerse más tangible desde la aprobación del Plan de Recuperación español a mediados de julio y especialmente desde el pasado 17 de agosto, cuando la Comisión Europea transfirió el primer anticipo de 9.000 millones.

Sin embargo, desde entonces las patronales de pymes y organizaciones de autónomos han venido denunciando las trabas y dificultades en el acceso a los fondos, por el retraso en convocatorias o los plazos cortos de solicitud, además de la mayor complicación para las pymes de acceder a estos fondos respecto a las grandes.

En este sentido, la encuesta revela que, además de un mayor grado de conocimiento sobre los fondos por parte de las grandes empresas, éstas tienen una mayor intención de solicitarlos (41,2%), frente a las pymes (28%) Por sectores, hostelería (43,4%) es el más receptivo a estos recursos.

De hecho, la mayoría de empresas (61,8%) muestran acuerdo con que las grandes empresas serán las principales beneficiarias, mientras que solo un 15,2% no está de acuerdo con esa afirmación. El consenso es aún mayor (72,4%) a la hora de considerar que los fondos deben ir asociados a una agenda de reformas impuestas por la UE.

Optimismo económico con cautela por la electricidad y las materias primas

 Más allá de los fondos europeos, las empresas españolas vuelven a mostrarse optimistas sobre las perspectivas de la economía y la evolución de sus propios negocios, pero con una «creciente preocupación» que Bonet ha achacado a la evolución de los precios de la energía, el alza de la inflación y el aumento de los precios en las materias primas.

El presidente de la Cámara de Comercio ha reivindicado de nuevo que los fondos europeos impulsen en mayor grado la internacionalización de las empresas y ha pedido que las políticas económicas que se adopten no entorpezcan la recuperación.

El estudio apunta que el 72,7 % de las empresas cree que la actividad económica mejorará mucho o levemente en 2022, frente a un 22,3 % que considera que habrá un empeoramiento el próximo año. El sentimiento positivo crece a medida que aumenta el tamaño de la empresa y se percibe especialmente en la industria y la hostelería. 

En cuanto a las incertidumbres, el 86,3 % considera que los costes de la energía y las materias primas van a encarecerse en alguna medida, el 78,2 % que habrá más inflación y el 63,2 % que aumentarán los costes laborales. Por el contrario, el 65,9 % cree que habrá mejora en el empleo, la mitad que lo hará el consumo y el 47 % la inversión empresarial. 

A nivel general, las empresas del sector industrial son las más optimistas, con previsiones de mejora de la actividad económica, el empleo, el consumo y la inversión. Las principales dificultades identificadas son los precios de la energía y las materias primas (47,5%), los costes laborales (24,9%) y la escasez de demanda (21,9%).

Problemas para cubrir vacantes

El Estudio de clima Empresarial, realizado con 2.150 encuestas a empresas de seis o más trabajadores entre el 23 de agosto y el 22 de septiembre pasados, revela también que el 78,8% de las empresa confiesa tener problemas para captar y contratar personal adecuado para nuevos puestos de trabajo y cubrir bajas.

Producción y operaciones (13,8 %), ventas, marketing y contenido (10,7 %) y logística (9,8 %) son las áreas en las que las empresas encuentran más dificultades para encontrar personal con la cualificación requerida.   Por ello, un 70% de compañías ya cuenta con planes de formación internos, sobre todo en industria y hostelería.

Más del 76% de empresas considera que la digitalización es relevante para mejorar su competitividad, pero acusan dificultades para su implantación por falta de presupuesto (49,1%), escasez de empleados con competencias (42,2%) y falta de perfiles adecuados (41,8%).