Bruselas alertó en mayo de la alta fiscalidad eléctrica en España

El 60% de la factura de la luz corresponde a impuestos y recargos. LA UE ya pidió hace tres meses que se estudiaran cambios

Bruselas alertó en mayo de la alta fiscalidad eléctrica en España.

Bruselas alertó en mayo de la alta fiscalidad eléctrica en España.

El Gobierno afirma estar trabajando en soluciones para la subida del precio de la luz. De hecho, a lo largo de estas semanas se han trasladado diferentes propuestas, incluida la bajada de impuestos a la luz. Sin embargo, Bruselas ya advirtió en mayo a España que la fiscalidad aplicada a la luz era muy elevada.

De hecho, si observamos la composición de las facturas de la luz actuales, el 27% corresponden al coste de la energía, y el resto son otros gastos de los que el 33% responden a impuestos y otro 27% a recargos. De esta forma, en 2021 la Administración ingresará  8.500 millones de euros, un 25% (2.150 millones) más que el año pasado.

El impuesto especial español sobre el consumo doméstico de electricidad está muy por encima del mínimo de la Unión Europea establecido por la Directiva de Fiscalidad de la Energía”, respondió  la comisaria de Energía, Kadri Simson, a la propuesta de Podemos de establecer topes en la energía nuclear y la hidroeléctrica.

“El impuesto especial español sobre el consumo doméstico de electricidad está muy por encima del mínimo de la Unión Europea”

Pese al rechazo que está causando la opción planteada por los morados, tanto de instituciones españolas como comunitarias, continúan insistiendo en esta.

“Aunque la supervisión regulatoria es indispensable para el funcionamiento de los mercados de la energía, los límites de los precios al por mayor son contrarios al diseño del mercado de la electricidad de la UE“, argumentó Simson.

Por ello, indicó que para que los consumidores dispusieran de facturas de electricidad bajas, lo que se debía hacer era “garantizar que el diseño general del sistema sea eficiente”.

Entre los impuestos que se cargan a los ciudadanos está el especial de fabricación que supone un 5,113%, establecido por el Ministerio de Industria; o el 10% (antes 21%) del IVA, una rebaja que los expertos indican que “no se ataca la raíz del problema“.

Sobre este último, la comisaria indica que “España puede aplicar un tipo reducido a la electricidad suministrada a los hogares”. Así, la comisaria recordaba que “los Estados miembros son libres de determinar los tipos del impuesto especial por encima de los mínimos fijados”.

El Gobierno planea una reforma fiscal para 2022

De todas formas, este jueves se conoció que el Ejecutivo ya trabaja en una reforma en la fiscalidad de la energía. Aunque, de establecerse unos nuevos impuestos no se aplicarían hasta el año que viene. La vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ya indicó que se trataba de una transformación “compleja”.

Sobre este cambio se sabe que habrá dos leyes que establezcan un fondo de solidaridad del sistema eléctrico y otra para los costes de generación de las plantas más antiguas.