Caixabank y Bankia elevarán a 130.000 los despidos de la banca en 12 años

Caixabank, el Santander, BBVA, Bankia, el Sabadell y el resto de bancos han echado a cerca de la mitad de la plantilla que tenían en 2008

El expediente de regulación de empleo (ERE) que se espera en Caixabank tras la fusión con Bankia elevará los despidos de la banca a unos 130.000 en los últimos 12 años, es decir, desde que estallara la crisis financiera global. El resultado será que el sector en España habrá perdido a cerca de la mitad de los empleados que tenía en 2008, según los últimos cálculos.

El dato agregado del número de empleados del sector financiero en España no se actualiza desde 2018. Diez años después de la caída de Lehman Brothers, había 182.000 trabajadores de bancos, cajas y otras empresas financieras, es decir, casi 89.000 menos que una década atrás. En realidad, la pérdida bruta de puestos de trabajo fue mayor, de 112.150 personas, pero la incorporación de unas 23.000 personas redujo la caída neta.

Estas fueron las últimas cifras publicadas por CCOO que cruzaban datos propios con los del Banco de España, pero en 2019 la sangría del sector siguió. Sin ir más lejos, la propia Caixabank cerró un plan de prejubilaciones, algo que también hizo el Santander –todavía en fase de limpieza tras la compra del Popular–. Entre ambas entidades, retiraron a más de 5.200 empleados solo el año pasado.

La banca perdió el año pasado 6.200 empleados, según datos de las patronales, mientras que 2020 es una incógnita y 2021 será movido

Una cifra algo más exacta la dan las patronales del sector en sus informes anuales, si bien no distingue datos brutos y netos, solo ofrece el total de empleados de banca. La AEB, que agrupa al Santander, BBVA, el Sabadell y otros bancos tradicionales, y la CECA, en la que están Caixabank, Bankia y el resto de antiguas cajas, registraron una bajada de 6.164 empleados en 2019, hasta 156.000.

Con estas cifras, serían ya más de 118.000 los empleados del sector que se han quedado sin trabajo en 11 años, hasta el 31 de diciembre de 2019. De 2020, no hay datos todavía del goteo de salidas que se va produciendo en muchas entidades al margen de EREs, prejubilaciones y planes de bajas voluntarias, por lo que hasta cierre de año no se conocerá la cifra de este 2020 de coronavirus en el que, curiosamente, no ha habido grandes procesos de despido masivos en el sector.

Sin embargo, 2021 será otro año de grandes ERE en la banca. Al menos uno de Caixabank, aunque está por ver si es de una o dos fases, como hizo el Santander tras engullir el Popular: uno para oficinas y otro para servicios centrales. Los despidos en sucursales se calculan en entre 5.000 y 7.500, y con las sedes podría llegar o superar los 10.000. Por tanto, el cómputo del sector estaría entre 125.000 y 130.000 despidos desde 2008.

La fusión de Caixabank y Bankia, los recortes y los sueldos

Caixabank y Bankia presentaron el viernes pasado su proyecto de fusión por absorción sin datos todavía sobre el recorte de plantilla previsto. Solo informaron de que reservan 2.200 millones para la reestructuración y que, tras la misma y la implementación de sinergias, esperan ahorrar 770 millones al año. Algunas estimaciones, tanto de analistas como de fuentes del sector, cifran los despidos entre 5.000 y más de 10.000 personas.

Los sindicatos esperan que tras las juntas extraordinarias de accionistas de ambos bancos, previstas para principios de noviembre, sus direcciones se pongan en contacto con ellos para explicarles los planes de reestructuración. No es probable que lo ejecuten, no obstante, hasta que se complete la fusión, en el primer trimestre de 2021.

También tendrá que negociarse entonces la equiparación salarial de la plantilla de Bankia con la de Caixabank. El sueldo de la plantilla de la entidad madrileña es de media 2.000 euros al año inferior al de la catalana y la subida, así como la igualación de otros beneficios sociales, podría hacerse de forma escalonada.