Calviño dice que la directiva impide fijar la cuota en catalán a Netflix y HBO pero promete a ERC ayudas

La vicepresidenta primera niega que el Gobierno trate de "timar" a ERC con las cuotas de catalán y se abre a dialogar en la tramitación parlamentaria pero dentro de los límites de la directiva europea

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en el Palacio de La Moncloa en Madrid. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

La aprobación de la nueva Ley Audiovisual ayer por el Consejo de Ministros provocó el cabreo de ERC que llegó a amenazar con hacer peligrar los Presupuestos de 2022 a su paso por el Senado al eximir la nueva ley a las plataformas audiovisuales internacionales como Netflix, HBO, Amazon o Disney de tener que emitir el 6% de su contenido en catalán, euskera o gallego, la cuota que reclamaba la formación catalana.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha defendido que tras una «intensa» consulta, con dos audiencias públicas, se ha logrado un «buen equilibrio» de defensa del castellano y de las lenguas cooficiales, pero ha indicado que la directiva europea impide exigir a las plataformas extranjeras una cuota de producción, si bien ha asegurado que en el Gobierno estarán «muy abiertos a dialogar con todos los grupos».

Eso sí, ha dejado claro en una entrevista en Onda Cero, recogida por Economía Digital, que la negociación tiene un «límite claro» que es el que establece la directiva comunitaria que se está trasponiendo. Fuentes del Ministerio explican que se aplica el principio de país de origen que determina la directiva europea adoptada.

Por ello, las plataformas que no tengan sede en España, como Netflix, Disney, HBO o Amazon no tendrán que aplicar el porcentaje mínimo de emisión de contenido en lenguas cooficiales, mientras que las establecidas oficialmente en España si se verán obligadas a ello, como es el caso de plataformas de ‘streaming’ nacionales, lo que abarcaría a compañías como Filmin o a los servicios online que ofrecen cadenas de televisión como Movistar+, Antena 3 o Telecinco, pero no a las multinacionales del extranjero.

Ayudas y apoyo financiero a la producción

De cualquier forma, Calviño ha defendido que la Ley Audiovisual es «valiente» y adapta el marco normativo a lo que impone la normativa comunitaria y las nuevas tecnologías con el objetivo de impulsar la cadena de valor de un sector en el que España tiene una posición «fuerte» y se busca reforzar el país como ‘hub’ audiovisual en Europa y a nivel mundial.

Aunque tratará de configurar «la mejor ley posible» en su tramitación para impulsar el sector audiovisual y el impulso a la producción en español y las lenguas cooficiales, ha rebajado expectativas respecto a la cuota ante los límites de la directiva europea, por lo que se impulsará vía incentivos y no por imposición.

En este sentido, ha recordado y prometido que se han lanzado y se seguirán publicando programas de ayuda y de apoyo financiero para incentivar la producción en español y lenguas cooficiales.

Desvincula la Ley Audiovisual de los PGE

Tras las amenazas del portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, sobre su rechazo a la Ley Audiovisual y sus acusaciones de «trampas» al no cumplirse lo acordado respecto a las exigencias de cuota para las lenguas cooficiales a las plataformas audiovisuales extranjeras, lo que desbloqueó su apoyo a los Presupuestos, Calviño ha desvinculado los dos proyectos.

ERC amenazó ayer al Gobierno con reabrir los Presupuestos en el trámite en el Senado con la presentación de enmienda para «mejorar» la Ley Audiovisual, lo que obligaría a devolver el proyecto al Congreso.

La vicepresidenta cree que «por supuesto» que los PGE tienen que salir adelante a su paso por el Senado, ya que «no tiene absolutamente nada que ver con otro proyecto de ley y no hay que mezclar las cosas».

Ha defendido las nuevas cuentas al ser «muy importantes» para permitir alcanzar la «velocidad de crucero en el despliegue de inversiones de los fondos europeos y es «bueno» para toda España. «Los partidos son muy conscientes y van a apoyar estas cuentas», ha vaticinado.

Todas las plataformas pagarán el impuesto del 5%

En lo referido a la financiación, con la nueva ley todas las plataformas que emitan en España, incluyendo las que tengan su sede en otros países, sí estarán obligados a abonar el nuevo impuesto diseñado por el Gobierno en las negociaciones con ERC sobre la cuota al catalán.

En concreto, se trata de un gravamen del 5% de las ganancias para empresas con ingresos por encima de los 50 millones de euros anuales.

ERC para obligar a las empresas a reservar un 6% de su cuota al catalán, una condición para desbloquear los Presupuestos de 2022.

Con todo, ha dicho que el Gobierno defiende las lenguas cooficiales «no porque nadie lo imponga», sino porque es un Ejecutivo «comprometido con la pluralidad del país» y «sobre esa base se va a empezar a negociar».