David Card, Joshua D. Angrist y Guido W. Imbens ganan el Nobel de Economía

La Academia Sueca reconoce a los economistas por su contribución a la extensión de los experimentos naturales

David Card, Joshua D. Angrist y Guido W. Imbes. Ilustración Niklas Elmehed

Los economistas David Card, Joshua D Angrist y Guido W. Imbens han sido galardonados este lunes el Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel 2021, más comúnmente conocido como Premio Nobel de Economía, por su contribución a la extensión de los experimentos naturales.

En términos generales el premio trata las conclusiones en base a experimentos no deseados, también conocidos como naturales. Es por ello que la Real Academia de las Ciencias sueca ha reconocido a David Card por “sus contribuciones empíricas a la economía del trabajo”, así como a Joshua D. Angrist y Guido W. Imbens por “sus contribuciones metodológicas al análisis de las relaciones causales”.

Los galardonados en ciencias económicas de este año “han demostrado que se pueden responder muchas de las grandes preguntas de la sociedad. Su solución es utilizar experimentos naturales, situaciones que surgen en la vida real que se asemejan a experimentos aleatorios”, ha expuesto la academia.

Además, desde la institución que concede el Nobel de Economía también han destacado que los premiados han proporcionado “nuevos conocimientos sobre el mercado laboral y mostrado las conclusiones sobre las causas y efectos que se pueden extraer de los experimentos naturales. Lo que se ha extendido a otros ámbitos y revolucionado la investigación empírica”.

Los experimentos naturales son una fuente rica de conocimiento

Peter Fredriksson

“Muchos de los grandes asuntos en ciencias sociales tienen que ver con las relaciones de causa-efecto. ¿Cómo afecta la inmigración a los salarios y los niveles de empleo? ¿Cómo una mayor educación puede afectar al sueldo futuro de una persona?”, se ha cuestionado el jurado durante una rueda de prensa.

“Estas cuestiones son difíciles de resolver porque no tenemos nada con qué comparar. Sin embargo, ellos han demostrado que es posible responder a estas preguntas usando experimentos naturales, en los que, bien por sucesos fortuitos bien por cambios en las políticas públicas, varios grupos de personas reciben un trato diferente”, explican lo miembros del jurado.

Y es que, los investigadores en Economía no pueden llevar a cabo ensayos clínicos controlados por lo que deben optar por otros métodos para llevar a cabo sus investigaciones, al contrario que en otras disciplinas, como la Medicina. Es por ello, que entran en juego los experimentos naturales, que se valen de situaciones de la vida real para estudiar impactos de diferentes variables.

Para el presidente del Comité de Ciencias Económicas de la Academia, Peter Fredriksson, “los estudios de David Card sobre cuestiones nucleares para la sociedad y las contribuciones metodológicas de Angrist e Imbens han mostrado que los experimentos naturales son una fuente rica de conocimiento“.

Asimismo, bajo el juicio de Fredriksson,”las investigaciones de los tres galardonados con el Nobel de Economía han incrementado substancialmente nuestra habilidad para dar respuesta cuestiones causales clave, lo cual ha representado un gran beneficio para la sociedad”. 

Avatar