El acuerdo del brexit ahorra millones en aranceles a la industria española

Las exportaciones de frutas y verduras, que ya sufrieron con el cierre de la frontera de Dover, evitarán pagar casi 200 millones en impuestos

Los primeros beneficios para la economía española del acuerdo zanjado entre la Unión Europea y el Reino Unido ya se comienzan a ver. Los exportadores de frutas y verduras celebran que los artículos que envían diariamente al archipiélago británico se ahorrará un fuerte impacto que hubiera supuesto la imposición de aranceles a los productos.

Según dijo la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas (Fepex), el pacto evitará que sus asociados deban pagar 198 millones de euros en derechos arancelarios. El sector expresó “satisfacción y alivio” por el  final: el mercado británico supondrá 1.950 millones de exportaciones en 2020.

La patronal calcula que los aranceles hubiesen encarecido un 16% los melocotones, un 14% los tomates y un 10% las lechugas y las fresas. La media hubiera sido del 11,5%. Y es que cada año se exportan lechugas por 116 millones, tomates por 117 millones o coles por 150 millones.

No obstante, el pacto no elimina la entrada de nuevos competidores que está prevista, después de que el Reino Unido haya firmado acuerdos comerciales con terceros países que hasta ahora no tenía. Fepex advierte que serán necesarias nuevas medidas para mejorar la competitividad, pues el coste de producción de muchos de estos estados es inferior que los que tiene la Unión Europea.

“Desde enero de 2021, el Reino Unido será un país extracomunitario por lo que habrá un cambio fundamental en el modelo de relaciones con él. Implicará que la exportación estará sometida a nuevas obligaciones documentales y controles, que en el sector de frutas y hortalizas son la declaración de aduanas, el certificado de conformidad con las normas de comercialización y el certificado fitosanitario”, añadió la organización.

El 7% de las exportaciones españolas

La exportación de frutas y verduras ya se puso en alerta esta misma semana con el cierre de la frontera entre Dover y Calais (Francia) por la nueva cepa del coronavirus. Miles de camiones se quedaron atrapados en el paso, lo que provocó que los supermercados comenzaran a notar el desabastecimiento.

Las alarmas en Fepex se dispararon: en 2019, el 6,8% de las exportaciones totales se realizó a tierras británicas.

Además, uno de cada cuatro euros que se envía al archipiélago pertenece al sector agroalimentario, según los datos del ICEX entre enero y octubre. Es decir, de unas importaciones totales de 13.667 millones de euros, la industria alimentaria fue responsable de 3.415 millones.

El volumen de los productos agroalimentarios creció en los últimos años frente a la pérdida de cuota del mercado británico en el total de las exportaciones, según un informe del Banco de España publicado el pasado mes de agosto. El valor saltó de los 3.850 millones de 2017 hasta los 3.940 millones en 2019. 

Por comunidades autónomas, ExtremaduraLa Rioja y especialmente Murcia son las que más basan su relación con el Reino Unido en el sector alimentario, con un peso que ronda el 70% del total. Para Andalucía y Navarra representa aproximadamente el 50%.