España ejecutará la mitad de los fondos europeos de 2022: aportarán menos de un punto al PIB

Los analistas estiman que España gastará menos de 15.000 millones de fondos UE y aportarán la mitad de lo que calcula el Gobierno, tras haber ejecutado unos 9.000 millones en 2021, de los que solo llegaron a empresas y hogares 3.000 millones

Pedro Sánchez y la vicepresidenta Nadia Calviño./ EFE

El Gobierno publicitó durante todo el año pasado el ‘maná’ de los fondos europeos para la recuperación de la economía y la transformación y modernización de la economía, si bien la escasa ejecución respecto a lo previsto ensombreció su llegada, despertando la inquietud empresarial y una ofensiva por parte del PP que podría perdurar en 2022, ya que los analistas estiman que se gastará la mitad de lo presupuestado y su contribución al PIB será como máximo de un punto.

Este es el pronóstico y la advertencia indirecta que realizan organismos como la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), BBVA Research y distintos economistas consultados por Economía Digital respecto al despliegue que podría producirse tras la infraejecución registrada el año pasado, con apenas 3.000 millones de euros de ejecución real, ante los retrasos en la aprobación del Plan de Recuperación y la demora y trabas dadas denunciadas los empresarios.

Las críticas podrían replicarse de nuevo este año a tenor de las previsiones de los analistas, que auguran que la infraejecución se sucederá también este año, al calcular que se gastarán 15.000 millones de euros como máximo del total de 26.9000 millones de euros presupuestados, y eso teniendo en cuenta que para este año se trasladarían casi 13.000 millones de euros de remanentes por los fondos no ejecutados del año pasado.

Empresarios y organismos reclaman al Gobierno mayor transparencia y aceleración de la ejecución, mientras que los analistas comienzan a realizar sus pronósticos sobre la posible ejecución para el ejercicio 2022, a priori no especialmente halagüeñas a tenor de los primeros cálculos en el arranque del año.

Ejecución de 15.000 millones como máximo

Funcas calcula que si el ritmo de ejecución a cuenta de los fondos europeos alcanzado durante los últimos meses se mantuviera y se aceleran las convocatorias el gasto se elevaría a 24.000 millones en 2022, de los cuales aproximadamente la mitad como remanente del anterior ejercicio (alrededor de 13.000 millones de euros), de forma que parte se trasladaría al ejercicio siguiente y se el gasto sería de en torno a 17.000 millones en 2023.

Es decir, el Gobierno lograría gastar 24.000 millones de euros de fondos europeos este año, pero casi 13.000 procederían de los remanentes de los recursos no ejecutados el año pasado, de forma que en la práctica se gastará apenas la mitad de los 26.900 millones presupuestados y se volverán a generar remanentes para el ejercicio 2023.

Un pronóstico similar realiza BBVA Research, que considera que pese a las acciones implementadas por el Gobierno para facilitar la llegada de los recursos, «su aterrizaje a la economía real ha estado muy por debajo de las expectativas», pero cree que una vez superados varios obstáculos burocráticos, el gasto se acelerará y este año alcanzará entre 10.000 y 15.000 millones de euros, la mitad de lo presupuestado.

En cualquier caso, lo que ve más seguro es que a partir de 2023 se debería ver una «velocidad de crucero» de ejecución de entre 15.000 y 20.000 millones de euros. Como resultado, el motor del crecimiento de la economía española irá cambiando desde el consumo privado hacia la inversión. 

La mitad de contribución al PIB que estima el Gobierno

Esta mayor relevancia de la inversión respecto al mayor peso actual del consumo privado se irá produciendo a medida que se vayan canalizando los fondos, ya que BBVA Research cree que las ayudas tardarán todavía en llegar a hogares y empresas, trasladando su impacto hacia los últimos años de vigencia del Plan.

Los entre 10.000 y 15.000 millones que como máximo se gastarán este año aportarán al crecimiento del PIB “entre medio punto y un punto dependiendo del momento en el que se realice la ejecución y el tipo de proyectos”, según sostuvo el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso.

Ello supone apenas la mitad del 2% anual de contribución al PIB que pronosticaba el Gobierno que aportarían los fondos europeos en el periodo de 2021 a 2023. El Banco de España ya redujo en diciembre el impacto de los fondo europeos a apenas tres décimas de PIB en 2021 y a 1,6 puntos porcentuales en 2022, frente a los 2,6 puntos que calculaba inicialmente.

El organismo supervisor estima que se habrían absorbido 10.000 millones en 2021 pero lo eleva a 30.000 millones en 2022, mientras que BBVA Research pronostica un gasto de entre 15.000 y 20.000 tanto en 2023 como en 2024 y lo sitúa entre los 6.000 y los 15.000 millones anuales para 2025 y 2026.

Solo llegaron 3.000 millones a empresas y hogares en 2021

Según los últimos datos facilitados por el Gobierno, a 31 de diciembre de 2021, se habían autorizado 22.128 millones de euros, el 91,4% del total de 24.198 millones presupuestados en 2021, mientras que se habían adquirido compromisos por 20.976 millones (86,7% del total), las obligaciones reconocidas se situaban en 20.044 millones (82,8%) y los pagos realizados ascendían a 11.000 millones (45,5%).

En paralelo, el Estado transfirió un total de 11.246 millones distribuidos entre las comunidades autónomos, de los que 8.831 millones se asignaron tras los acuerdos alcanzados en 54 conferencias sectoriales, mientras que los 2.415 millones restantes se han transferido mediante convenios, subvenciones o programas pilotos, lo que ha despertado las críticas por considerarse una «concesión a dedo».

Hasta la fecha, las regiones que más fondos han recibido son Andalucía (1.916 millones de euros), Cataluña (1.579 millones de euros) y Madrid (1.213 millones de euros), seguidas por la Comunidad Valenciana (1.055 millones de euros), Castilla y León (742 millones de euros) y Galicia (681 millones de euros).

Aunque el Gobierno admite que desconoce el dato de ejecución real, es decir, el dinero contante y sonante que llegó a las empresas y hogares, BBVA Research calcula que habrían llegado a lo sumo 3.000 millones de euros, según desveló esta semana el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, Rafael Doménech, lo que supone apenas un 12% del total de 24.198 millones de euros consignados en los Presupuestos de 2021.

Moncloa lanza un mapa de ejecución ante la ofensiva del PP

Con todo, España recibió en verano los primeros 9.000 millones a modo de prefinanciación y, tras corroborar la Comisión el cumplimiento de 52 hitos y objetivos, transfirió el primer desembolso de 10.000 millones la última semana del año, siendo el primer país en recibirlo.

Desde el Gobierno tanto el presidente, Pedro Sánchez, como los ministros, sobre todo los más implicados en su gestión, como son la vicepresidenta primera Nadia Calviño y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, defienden a ultranza la gestión de los fondos, pero ésta ha sido duramente cuestionada por los empresarios y también por los principales organismos económicos ante la lentitud de su despliegue.

En los últimos días el PP ha lanzado una ofensiva contra el Gobierno por la infraejecución y la «falta de transparencia» que aseguran que está habiendo con la gestión de los fondos europeos, con sendas denuncias por parte de la Comunidad de Madrid y Galicia, algo que el Ejecutivo niega. Incluso, Calviño ha afirmado que Bruselas está informada del reparto de los fondos y avala la gestión.

Sin embargo, el líder del PP, Pablo Casado, advirtió el viernes del «fracaso» de la ejecución de los fondos por parte del Gobierno y advirtió de que no descarta «ninguna vía» para denunciarlo, como la vía contencioso administrativa en el Supremo o incluso acudir al Tribunal Constitucional por vulneración de la «igualdad de los españoles» o a Europa mediante los órganos de supervisión europeos.

En plena ‘guerra’ política por los fondos, Moncloa ha estrenado un mapa con la ejecución de los fondos europeos por comunidades autónomas en la web del Plan de Recuperación, con información sobre la distribución territorial de los fondos que irá actualizando de forma periódica.