Esto es lo que gana El Rubius y lo que paga de impuestos

Tras la marcha de El Rubius a Andorra se ha venido especulando sobre cuánto cobra exactamente con su trabajo en YouTube y en otras plataformas de streaming

Captura de vídeo de El Rubius, donde aparece el famoso youtuber / Youtube

Durante las últimas semanas se ha venido hablando sobre la polémica marcha de Rubén Doblás a Andorra y las grandes diferencias respecto a los impuestos que se pagan en España, por fin se conoce exactamente cuánto cobra El Rubius exactamente. 

Un extenso reportaje publicado por el diario El Mundo pone fin al interrogante: la empresa de El Rubius ganó 2.092.950,50 euros durante 2019.

Esta cuantía no es la que ingresó en neto el popular youtuber, sino que Hacienda se llevó 1.071.186,93 euros en impuestos, por lo que le quedaron 867.000 euros limpios tras el ejercicio fiscal.

El desglose fiscal de la empresa de ‘El Rubius’

Snofokk SL, la empresa de Rubén ingresó esa generosa suma de la que pagó 376.788,07 euros en Impuesto de Sociedades y 1.562.212,5 euros (un 75% de las ventas) le fueron retribuidos por ser socio de la empresa. De este último monto, El Rubius pagó 694.398,86 euros en concepto de IRPF.

Teniendo claras estas cifras, acabó pagando un 51,43% de los ingresos originales que su empresa logró en el ejercicio de 2019. 

Para esclarecer la polémica sobre la tributación de El Rubius, Héctor Turial, apoderado de Snofokk SL, ha emitido un comunicado en el que puntualiza que “la empresa le retribuyó el 75% de las ventas a D. Rubén Doblas Gundersen en su calidad de socioprofesional (aunque la norma solo exige el 75% de los beneficios antes de impuestos)”. Además, detallan los ingresos e impuestos del youtuber “que alcanzan el 51,43% de lo ingresado”

Según El Rubius, Hacienda ha estado realizando constantes inspecciones desde que inició su carrera. “Hacienda me ha tenido en el punto de mira desde el día uno. Siempre han estado intentando putearme, tío. Lo he hecho bien. Lo he hecho todo legal. Aun así, por ser el único tonto que se ha quedado en España me putean a mí”, se quejaba amargamente durante un vídeo publicado meses antes de anunciar su marcha al país de los Pirineos.

Lo que está claro es que lo más importante de todo este asunto, es que este año debe ser clave para dibujar la nueva fiscalidad para un mundo digital y no poner el foco en cuánto cobra El Rubius.

Noticia original: Business Insider

Autor: Carlos Ferrer-Bonsoms Cruz