Funcas calcula que 270.000 trabajadores en ERTE no recuperarán su puesto de trabajo

El think tank económico estima que el 60% de los 450.000 empleados en ERTE no podrán volver a sus puestos de trabajo cuando finalice la pandemia

Dos trabajadores ante una máquina en las instalaciones de Sidenor, en Bizkaia. EFE/LUIS TEJIDO

Dos trabajadores ante una máquina en las instalaciones de Sidenor, en Bizkaia. EFE/LUIS TEJIDO

La prórroga de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) ha dejado en el aire durante meses la situación laboral de miles de trabajadores que no saben si podrán recuperar su puesto después de la crisis económica del coronavirus. Ahora, Funcas ha calculado que cerca de 270.000 personas jamás se reincorporarán a sus empresas.

El think tank ha publicado un nuevo informe sobre los Riesgos y Oportunidades en la Recuperación en su serie de Cuadernos de Información Económica. Los analistas prevén una importante recuperación del mercado laboral en los próximos dos años, pero dudan sobre las posibilidades de poder integrar a todas las personas amparadas por esta herramienta excepcional activada por el Ministerio de Trabajo.

Los economistas Raymond Torres y María Jesús Fernández han estimado que cerca del 40% de los 450.000 españoles que todavía permanecen amparados por un ERTE podrán volver a sus puestos cuando finalice este mecanismo. La mayor parte corresponde a los sectores de la restauración, la hostelería y el ocio, muy golpeados durante la pandemia pero que empiezan a recuperar el pulso con el fin de las restricciones de movilidad.

Aspecto de una terraza de un bar en el centro de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta/Archivo
Aspecto de una terraza de un bar en el centro de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta/Archivo

Sin embargo, el 60% restante de la bolsa de empleados que permanece a la espera no podrán incorporarse de nuevo a sus puestos de trabajo anteriores. Los cálculos dejan a 270.000 personas en el limbo, principalmente de sectores económicos que ya se encuentran en recuperación pero que no cuentan con la estabilidad como para volver a disponer de toda su plantilla.

Este riesgo ya se puede observar en las estadísticas mensuales que el Ministerio de Seguridad Social ofrece sobre las personas que permanecen en ERTE. La última actualización reveló que en julio todavía había 447.800 empleados bajo un expediente. El último mes solo abandonaron esa situación 44.692 trabajadores, frente a los 95.439 del mes anterior. Es casi la mitad.

Con este escenario sobre la mesa, Funcas calcula que no será hasta finales de 2022 cuando España recupere el nivel de empleo precrisis. Sin embargo, el número de desempleados y la tasa de paro todavía será superior entonces con respecto al de 2019, antes de que comenzara la pandemia de coronavirus.

El avance de las nuevas variantes amenaza la recuperación del turismo

Todos estos cálculos están condicionados al avance de la pandemia y especialmente a la evolución de las nuevas variantes del coronavirus como la cepa delta, originaria de la India, que ya ha provocado una explosión de contagios. Funcas estima que su impacto entre las personas más jóvenes que todavía no se han vacunado puede ser determinante para la economía.

En concreto, está en riesgo la previsión de recuperación del turismo. El think tank económico estima que este año se ingresarán cerca de 8.500 millones de euros en el sector turístico por la recuperación de la movilidad internacional durante la campaña estival. Representa apenas un 40% de las cifras alcanzadas en 2019, pero juega un importante rol en la recuperación.

Sin embargo, si la situación sanitaria no se estabiliza, las estimaciones pueden derrumbarse. “La imposición de nuevas restricciones a los viajes por parte de los países de origen frustraría esas expectativas, debilitando un tejido empresarial sobreendeudado y sin margen de reacción”, han concluido los analistas.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.