El Gobierno prepara una nueva subida de impuestos para un millón de autónomos

Escrivá plantea un sistema progresivo de 13 tramos que dejará las cuotas entre 184 y 1.267 euros en 2031, por lo que bajarán para la mayoría de autónomos, sobre todo los de menos ingresos, que tendrán una tarifa plana de 70 euros

Reunión del ministro José Luis Escrivá y las organizaciones de autónomos

Reunión del ministro José Luis Escrivá y las organizaciones de autónomos

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha presentado a las asociaciones de autónomos sus propuesta para el nuevo sistema de cotización a la Seguridad Social del colectivo en función de sus ingresos reales, que supondría un aumento de las cuotas para alrededor de un millón de autónomos con mayores rendimientos, frente a la bajada del resto, sobre todo a 800.000 con ingresos por debajo del Salario Mínimo del total de 3,3 millones de trabajadores del colectivo, según cálculos de las asociaciones facilitados a Economía Digital.

El planteamiento del departamento de José Luis Escrivá, trasladado el jueves a las principales organizaciones de autónomos (ATA, UPTA y Uatae), con las que se volverá a reunir el lunes, establece un sistema progresivo que se aprobaría antes del 30 de junio de 2022 para aplicarse gradualmente desde 2023 durante nueve años de transición, que se evaluaría cada tres ejercicios, y que conllevaría flexibilidad con 13 tramos desde un suelo (base de cotización) para aquellos que ganan 600 euros o menos al mes hasta aquellos con una base de cotización de 4.050 euros o más.

Además de que las bases de cotización se adecuarán a los ingresos, el Ministerio plantea en su propuesta, a la que ha tenido acceso Economía Digital, un sistema flexible de 13 tramos y la posibilidad de cambiar hasta seis veces al año de dichos tramos, que varían en función de la horquilla de la base mínima de cotización de 600 euros al mes y la máxima de 4.050 euros o más.

Según cálculos de UPTA facilitados a Economía Digital, la propuesta conlleva un alza de las cuotas para alrededor de un millón de autónomos con rendimientos de más de 25.000 euros anuales, mientras que bajará sobre todo para 800.000 autónomos con ingresos por debajo del Salario Mínimo Interprofesional. La Federación de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que rechaza la propuesta, sostiene que se verán afectados más de 1,6 millones de autónomos con rendimientos superiores a 1.125 euros al mes, que pagarán unos 700 euros más en cotizaciones en 2023, mientras que a los que estén por debajo les bajará 144 euros al año.

Este sistema está diseñado para aplicarse a partir de 2023, por lo pronto para este año los Presupuestos recogen una subida de la base mínima y de la base máxima de cotización del 1,7%, en el marco de la reforma de lasa pensiones y de la revalorización de éstas con arreglo al IPC, de forma que la mínima se eleva sube de los 944,4 euros a 960,6 euros y la máxima de los 4.070,10 euros a 4.139,4 euros este año.

Cuota de 13 tramos en función de los rendimientos

En detalle, la propuesta del Ministerio, a la que ha tenido acceso Economía Digital, plantea una horquilla incorporará 13 tramos, que en los dos primeros tramos, referidos a aquellos que ganen menos de 600 euros y los que ingresen entre 600 y 900 euros al mes, partiría de 281,52 euros al mes en 2023 para reducirse progresivamente hasta los 183,6 euros en 2031. De esta forma, se duplica respeto a la cuota mínima que propuso en verano de 90 euros mensuales, aunque a cambio ofrece una tarifa plana de 70 euros durante los dos primeros ejercicios.

Para el tercer tramo (ingresos de 900 a 1.125,9 euros) se fijaría una cuota de 293,94 euros que se mantendría durante todo el periodo, mientras que desde el cuarto tramo (1.125,9 a 1.300 euros) en adelante (hasta unos ingresos de 4.050 euros o más al mes ) se partiría de una cuota de 351,9 euros en 2023 que iría subiendo de forma distinta en cada uno de los nueve tramos hasta un máximo de 1.266,66 euros de cuota al mes en 2031 en el caso de los autónomos con mayores ingresos. Actualmente el 83,9% de los afiliados al RETA cotizan por la base mínima y la cuota mínima más habitual es la de 294 euros mensuales.

Fuentes del Ministerio de la Seguridad Social señalan a este medio que la propuesta sigue el acuerdo de las asociaciones de 2018, la recomendación 5 del Pacto de Toledo y el acuerdo de pensiones del 1 de julio, para proponer un sistema de cotización por ingresos reales, al partirse de un sistema actual “injusto” donde, por ejemplo, paga lo mismo un autónomo con rendimientos de 400 euros que otro con casi 6.000 euros.

Además, las mismas fuentes subrayan que la reforma que se aborda no solo incide en la cotización, sino que también mejora la acción protectora del sistema en lo referido a la prestación de cese de actividad, incapacidad temporal o por nacimiento de hijo.

Autónomos con menores ingresos: tarifa plana y hasta 1.300 euros menos en cuotas al año

Según el Ministerio, dos de cada tres autónomos verían reducidas sus cotizaciones respecto al sistema actual, especialmente los autónomos de ingresos más bajos, que pagarían hasta 1.300 euros menos al año y los que tienen beneficios de entre 600 y 900 euros al mes, un colectivo muy numeroso, casi 600 euros menos al año.

La flexibilidad de elección inicial de la base con posibilidad de cambio hasta seis veces al año de tramos permite que cada trabajador adapte sus cotizaciones en los momentos de mayores y menores beneficios. Los que cotizarían más y, en consecuencia, recibirían más prestaciones son en gran medida societarios, que también se benefician de más deducciones, apuntan desde el Gobierno.

Propuesta del Ministerio de la Seguridad Social para los autónomos con menores ingresos.

Eso sí, una vez que la Administración tributaria informa sobre los rendimientos fiscales obtenidos en el año anterior, la Seguridad Social comprobará que la base de cotización durante el periodo de alta corresponde a su nivel de rendimientos. Si fuese inferior, la Seguridad Social reclamará la diferencia, pero si fuese superior se procedería a la devolución de cuotas.

Para el colectivo de autónomos con menores ingresos (de menos de 1.125,9 euros mensuales) también se contempla la tarifa plana, de forma que tendrá una cotización reducida durante dos ejercicios fiscales completos de 70 euros y la base mínima de cotización a efectos de prestaciones.

División en los autónomos: ATA rechaza la propuesta y UPTA y Uatae la valoran

Tal y como sucedió el verano pasado cuando José Luis Escrivá planteó su propuesta inicial para el sistema de cotización de autónomos por ingresos reales, el planteamiento del Gobierno ha vuelto a dividir a las principales asociaciones de autónomos, ya que ATA se muestra en contra de la misma, mientras que UPTA y Uatae, aunque con matices a negociar, valoran la idea inicial.

El presidente de UPTA, Eduardo Abad, ha afirmado que el planteamiento del Ministerio está “alineado” con la postura que desde un principio ha defendido la reorganización de “permitir que miles de trabajadores autónomos vean como baja el esfuerzo contributivo que hacen por encima de sus posibilidades”.

En este sentido, ha indicado en declaraciones a Economía Digital que el sistema “no puede permitirse” que alrededor de un millón de autónomos con con rendimientos de trabajo superiores a los 25.000 euros anuales estén sujetos en su mayoría a cotizaciones de las bases mínimas. Por ello, pondrá su “empeño” en que el nuevo sistema sea una realidad en 2023 para devolver la “justicia contributiva” al colectivo de 3,3 millones de autónomos en España.

“La propuesta no nos gusta nada”, ha afirmado tajante el presidente de ATA, Lorenzo Amor, quien ha adelantado que presentará alegaciones a la propuesta al rechazar de pleno que, por ejemplo, un autónomo que facture 2.300 euros dentro de nueve años vaya a pagar el doble a la Seguridad Social, o que un periodista que facture 3.000 euros al mes vaya a pasar a abonar el triple en cuotas.

“Cotizar por ingresos reales no es cotizar por rendimientos netos”, señala Amor, ya que ello genera una “distorsión tremenda entre los autónomos”, puesto que hay autónomos que tienen la capacidad de deducción de gastos. (parking del automóvil, gasolina, comidas…), pero otros como los periodistas no lo que crea “desigualdades y es injusto” y supone “esquilmar a los autónomos”. “Esto no es progresista ni progresivo”, sentenció.

Algunas de las organizaciones más representativas reclaman mayor premura, ante la propuesta de un sistema transitorio de nueve años (y ello a pesar de que se reduce un año respecto al planteamiento inicial del pasado verano).”Los autónomos que menos ingresan no pueden esperar nueve años para que la situación del régimen actual se modifique hasta alcanzar pagar una cuota justa”, manifestó la secretaria general de UATAE, María José Landaburu, al término de la reunión.