La industria cae al nivel más bajo desde marzo por la crisis de suministros

El índice de gestores de compras (PMI) de IHS Markit apunta también a la inflación como freno al sector manufacturero

Vista de la planta de producción de la planta de Opel. EFE/Javier Cebollada

El crecimiento de la actividad del sector industrial español se ha moderado en este pasado mes de octubre debido a los continuos problemas de suministro y al aumento de la inflación. Así lo ha reflejado este martes el índice PMI del sector manufacturero de la consultora IHS Markit.

En concreto, el índice pasó de los 58.1 puntos registrados en septiembre a 57.4 en octubre, lo que supone el nivel más bajo desde marzo pasado. Sin embargo, el indicador acumula nueve meses consecutivos por encima del umbral de 50 puntos, que separa la expansión de la contracción.

Paul Smith, economista de IHS Markit, ha recalcado que la economía manufacturera de España «continuó expandiéndose con fuerza en octubre, pero el doble impacto de las restricciones de la oferta y la presión de los precios sirvió para limitar notablemente el crecimiento de la producción».

Y es que, según ha comunicado la consultora, a pesar de que la producción y los nuevos pedidos han continuado creciendo, lo han hecho a un menor ritmo desde febrero pasado con retrasos «récord de los plazos de entrega de los proveedores para los insumos, que siguieron siendo notablemente escasos».

Dicha escasez debido a la crisis global de suministro sirvió para «apuntalar las fuertes presiones inflacionistas» por lo que se ha producido un aumento récord de los precios de compra y de los precios de venta a tasas récord.

«A pesar de no tener más alternativa que aumentar sus tarifas frente a una avalancha de costes cada vez mayores, hubo algunos indicios por parte de los fabricantes de que la demanda de los clientes muestra signos de disminución«, ha añadido Smith que ha señalado que la preocupación por la persistencia de la presión de los precios es el mayor temor de los fabricantes de cara a los próximos doce meses.

Las empresas reconocen ya el impacto del incremento de los precios que «subieron a la tasa más alta en más de diecinueve años». Asimismo, «las empresas informaron ampliamente que los stocks de los proveedores son cada vez más escasos, y está demostrando ser una restricción cada vez mayor para el crecimiento de la producción , especialmente en un momento en que los volúmenes de las carteras de pedidos están aumentando».

Crisis mundial de suministro

La crisis mundial de suministro está afectando severamente al sector industrial. Primero fueron los bienes intermedios de la industria de China, luego fueron los proveedores asiáticos de microchips, más recientemente el textil procedente de Vietnam o la gasolina en Reino Unido y la última vuelta de rosca de la crisis de suministros ha comenzado a golpear a los alimentos.

Los fabricantes españoles han atribuido buena parte de este colapso a la concentración del sector del transporte mundial en un grupo reducido de grandes empresas. «Las navieras se han aliado en unos oligopolios que dominan el 75% del mercado», ha lamentado Espín.

El representante de la patronal ha explicado que esta concentración ha provocado que las grandes compañías logística se aferren solo a los clientes que tienen una mayor capacidad económica. «Esto causa unos retrasos importantes porque el mercado ha cambiado: hay mucha menos oferta y mayor demanda», ha expresado.

Ana Carrasco González