Las tiendas del centro de Barcelona cerraron el año con pérdidas del 40%

Los comerciantes catalanes califican de "desastroso" el 2020, que han cerrado con caídas medias de los ingresos de entre un 20% y un 25%

Una pareja pasa por delante de varias tiendas de ropa cerradas este sábado en Barcelona. La tercera ola de la epidemia de COVID sigue aumentando en Cataluña, donde en la última semana se han diagnosticado 24.716 nuevos contagios, 4.527 de ellos ayer, y 408 fallecidos, de los que 64 han sido notificados en las últimas 24 horas. EFE/Marta Pérez

Una pareja pasa por delante de varias tiendas de ropa cerradas este sábado en Barcelona. La tercera ola de la epidemia de COVID sigue aumentando en Cataluña, donde en la última semana se han diagnosticado 24.716 nuevos contagios, 4.527 de ellos ayer, y 408 fallecidos, de los que 64 han sido notificados en las últimas 24 horas. EFE/Marta Pérez

“Desastroso”. Así es como califican los comerciantes catalanes el 2020, un año en el que han cerrado con caídas medias de los ingresos entre un 20% y un 25% por la pandemia de coronavirus. En el caso de las tiendas del centro de Barcelona la situación empeora: las pérdidas ascienden al 40% por la falta de turistas y el aumento del teletrabajo, y en el sector de la moda incluso se supera este porcentaje.

Gabriel Jené, presidente de Barcelona Oberta, asociación que agrupa a los ejes comerciales turísticos de Barcelona, ha explicado en declaraciones a Efe que “el comercio va de mal en peor”. “Ha sido el peor año de la historia -ha explicado- de cierres permanentes e indiscriminados a cambio de nada”. Y es que la demanda ha sido muy dispersa y se han producido muchos cambios de hábitos en los consumidores, que intentan adaptarse a la pandemia.

El líder de esta organización ha recordado que, en el mes de octubre, ya advirtieron que el 30% de las tiendas del centro de la ciudad tenían intención de cerrar y, a falta de datos definitivos, parece que esos pronósticos se están cumpliendo. Para Jené, si para contener la pandemia se necesitan hacer confinamientos o cierres, hay que hacerlo, pero “tiene que haber compensaciones”.

“Si no hay un plan de contención para salvar los sectores económicos más afectados por la pandemia, vamos a acabar teniendo una economía totalmente desertizada”, ha lamentado. Los comerciantes tenían muchas expectativas puestas en la campaña de Navidad, pero “salvo días contados, ha sido un desastre”, lo mismo que está pasando con las rebajas.

La alimentación y las tiendas de equipamiento del hogar se salvan

El presidente de la asociación Retail.cat, Joan Carles Calbet destaca que al sector de la alimentación le ha ido bien en 2020./ EFE

También el presidente de la asociación Retail.cat, Joan Carles Calbet, ha explicado a Efe que la campaña de Navidad no ha tenido nada que ver con la de otros años. El cierre de los centros comerciales, las restricciones de aforo y los confinamientos perimetrales han pasado factura.

Aunque Calbet estima que las caídas cayeron de media entre un 20% y un 25% por la pandemia, ha destacado que hay sectores como el de la alimentación o el equipamiento del hogar a los que les ha ido bien.

“El balance del año es bastante complicado”, ha dicho Calbet, quien ha lamentado que 2021 haya empezado igual de mal y con unas perspectivas complicadas para las próximas semanas, ya que Cataluña mantiene el cierre de los centros comerciales y de las tiendas de más de 400 metros cuadrados, de momento, hasta el día 7 de febrero, a lo que se añade el comercio no esencial, que tiene que cerrar los fines de semana.

“Mientras esta situación siga así, es muy difícil remontar”

Joan Carles Calbet, presidente de la asociación Retail.cat


“Mientras esta situación siga así, es muy difícil remontar”, ha apuntado Calbet, que cree que para los negocios es muy difícil hacer previsiones porque la administración puede cambiar las condiciones “de un día para otro”.

“Vemos el confinamiento total como una amenaza que no se puede descartar, lo que sería fatídico para algunos sectores”, ha añadido, a la vez que ha reclamado también ayudas directas para las empresas y rebajas de impuestos.

“Desánimo, cansancio y tristeza”

Un centro comercial de Barcelona prácticamente vacío en plena pandemia del coronavirus | EFE/EF/Archivo
Un centro comercial de Barcelona prácticamente vacío en plena pandemia del coronavirus | EFE/EF/Archivo

“Desánimo, cansancio y tristeza” son las palabras con las que el presidente de Barcelona Comerç, Salva Vendrell, define el ánimo de los comerciantes, porque lo que se ha perdido ya no se recuperará.

Vendrell ha lamentado también que la Generalitat obligue a cerrar a los comercios no esenciales los fines de semana, “cuando el primer fin de semana de rebajas de invierno es el mejor en facturación para algunos sectores como la moda. El segundo también es fuerte y, a partir de ahí, el resto son ya residuales”.

El Govern ha estado mareando constantemente y creando normas en lugar de dar herramientas

Salva Vendrell, presidente de Barcelona Comerç

Además, ha criticado la “improvisación” constante del gobierno catalán. “Ha estado mareando constantemente y creando normas en lugar de dar herramientas a los empresarios para que puedan trabajar”, ha afirmado. A su vez, ha criticado la escasez de ayudas por parte del Estado.

Los comerciantes tienen la vista puesta en el segundo semestre

Los comerciantes tienen puesta las vista en el segundo semestre del año como la fecha en la que se podrían empezar a reactivar las ventas, siempre que la pandemia evolucione favorablemente gracias a las vacunas

Precisamente, esta semana la patronal Pimec cifraba en unos 87 millones de euros al día lo que deja de ingresar el comercio catalán por las restricciones impuestas para contener la pandemia, lo que puede suponer el cierre de empresas y dejar en la calle a muchos de sus 300.000 trabajadores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.