Los ‘riders’ podrán pedir la antigüedad de hasta cuatro años a Glovo o Amazon

El Ministerio de Trabajo mantiene fijadas las reuniones de aquí a final de año

El Ministerio de Trabajo continúa perfilando la nueva regulación de los riders. A pesar de que el equipo de Yolanda Díaz y agentes sociales siguen sin llegar a un acuerdo y reanudarán las conversaciones los próximos días, el Ejecutivo sigue avanzando en la idea de que los repartidores de las plataformas digitales dejen de ser falsos autónomos para estar bajo el régimen de asalariados.

En este sentido, cabe recordar que, de acuerdo con el Ministerio de Trabajo, ya son más de 18.000 riders que han sido dados de alta por Inspección de Trabajo. Pero no solo han sido dados de alta, fuentes del ministerio confirman a Economía Digital que los repartidores podrán exigir a Glovo, Amazon o Uber Eats antigüedad en la empresa.

Es decir, que los repartidores que tengan documentos en los que se confirme que existía una relación de hasta cuatro años podrán exigir la antigüedad en plantilla. Esto supondrá que en caso de despido, el trabajador deberá ser indemnizado desde la fecha que conste su primer envío.

Trabajo espera cumplir plazos

El Gobierno, además, señala que a pesar de las distancias entre los agentes sociales y el Ministerio de Trabajo que la ley que regule a los trabajadores de las plataformas digitales saldrá a la luz más temprano que tarde.

La ministra de Yolanda Díaz cree que estas negociaciones deben desatascarse antes de que acabe enero, fecha clave ya que existen otros temas de gran calado que el Gobierno de coalición como agentes sociales deben abordar como la derogación de la reforma laboral o la extensión de los ERTE más allá del 31 de enero.

La siguiente reunión entre Trabajo y agentes sociales se producirá el 17 de diciembre después de que, según fuentes de la negociación, la posición de CEOE y Cepyme estuviera “lejos de la buena sintonía de otras ocasiones”.

Críticas de los sindicatos

Desde el Ministerio de Trabajo, no obstante, se recalca que hay una “intención de continuar negociando”. “Seguiremos trabajando en los detalles técnicos con el objeto de alcanzar un acuerdo”, apuntan fuentes del equipo de Yolanda Díaz a este medio.

A pesar de que el Gobierno quiere ser optimista por las negociaciones para que los riders puedan tener una regulación para finales de este año o principios del siguiente, los sindicatos apuntan que “se están dando pasos atrás” para que los “repartidores puedan estar legislados y no continúen en esta situación insostenible”. 

La ministra de Trabajo,Yolanda Díaz, durante el pleno del pasado martes en el Congreso de los Diputados / EFE

Así, CCOO y UGT llamaron, en un comentario conjunto, tanto al Gobierno como a las organizaciones empresariales a “abordar la situación general de las plataformas digitales que eluden la normativa laboral, de acuerdo con la sentencia del Tribunal Supremo para acabar con las personas falsamente autónomas”.

Frenazo de las patronales

Fuentes de la negociación resaltan a este medio que durante la reunión se vivieron momentos tensos puesto que “las patronales no aportaron ni un solo documento nuevo ni con una sola corrección”. “Todo lo que habíamos avanzado, lamentablemente, se quedó en punto muerto”, remarcan.

En este sentido, las mismas fuentes señalan que “CEOE y Cepyme insistieron que hasta después de fin de año no tenían nada nuevo que aportar”, dejando entrever que las patronales buscan tiempo para que se llegue al fin de la extensión de los ERTE y, “buscar una doble negociación”.

Limitar a los ‘riders’

A pesar de que CEOE y Cepyme se muestran a favor de que se regularice la situación de los riders y podrían dar sus brazo a torcer para que sean asalariados, las patronales empresariales no están de acuerdo con que se extiendan a otros sectores.

Las agrupaciones empresariales no quieren, por tanto, que se cambie el Estatuto de los Trabajadores y defiende que conviertan en asalariados a sus autónomos aquellas empresas que sean condenadas por la Justicia por tener falsos autónomos en vez de hacer una ley general que marque previamente qué tipo de relación laboral pueden tener las empresas.

División en la CEOE

Mientras que la CEOE y Cepyme, según las fuentes consultadas, están paralizando las negociaciones de la ley de riders, la organización dirigida por Antonio Garamendi atraviesa una guerra interna.

Por un lado, se encuentran las compañías digitales que insisten en la defensa de la figura del autónomo en la nueva legislación. Además, quieren suprimir la presencia del algoritmo como condición suficiente para determinar la condición de asalariado de un trabajador, algo que parece que la CEOE va a conseguir incluirlo en el acuerdo final.

En el otro, mantiene el pulso dentro de la patronal, UNO, la asociación de empresas de logística como Seur y Correo Express. Recientemente, fuentes del sector incidían en la “necesidad de que todas las empresas jueguen con las mismas cartas” puesto que entienden que durante décadas las compañías de reparto han pagado las cuotas a la Seguridad Social de los trabajadores mientras que Glovo, Amazon o Ubereats tienen un ahorro importante de costes.

En esta batalla de empresas, el presidente de CEOE parece haber tomado posición, tal y como indican fuentes de la patronal. Antonio Garamendi va a defender a Glovo y las otras plataformas digitales y defiende que la figura del autónomo debe estar presente en éstas y ser los propios riders los que escojan su régimen laboral.