Ribera niega que España vaya a vender gas a Marruecos procedente de Argelia

La ministra para la Transición Ecológica se pronuncia tras la amenaza de Argelia de cortar el suministro al país

pobresa energética

La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. EFE/ J.J.Guillén

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se ha pronunciado este jueves, en relación al anuncio de Argelia de cortar el suministro de gas a España por cualquier desvío de esta materia prima exportada «cuyo destino no sea otro que el previsto en el contrato».

«El compromiso con Argelia es que ni una sola molécula del gas que llegue a Marruecos puede imputarse a gas procedente de Argelia», ha asegurado Ribera durante su participación en Sevilla en el acto Agenda del Gobierno en Andalucía, organizado por la Cadena Ser, donde también ha sostenido  es «importante tener buenas relaciones» con ambos países vecinos. 

No obstante, aunque ha reconocido que para Argelia «es enormemente relevante que su gas no llegue a Marruecos», Ribera ha indicado que el Gobierno cree que sí hay que responder «a la llamada de auxilio de Marruecos de buscar alternativa a su necesidad eléctrica e industrial», pero garantizando que no se alimenta con gas argelino, para poner de manifiesto que éstas han sido las premisas del trabajo «desarrollado con ambos países desde hace meses».

La ministra ha explicado que «el acuerdo que ponemos a disposición en términos comerciales son las infraestructuras para Marruecos, pero con la condición indispensable de que sea Marruecos quien contrata el gas natural licuado en el volumen por ese tubo, en sentido inverso, norte-sur, y que sea transparente y público el origen de ese gas y el sitio donde se desembarca ese gas para que estemos seguros de que el volumen, la procedencia y el destino cumple con ese compromiso con Argelia».

De esta manera, con este acuerdo, Marruecos podrá adquirir gas natural licuado en los mercados internacionales, desembarcarlo en alguna planta de regasificación peninsular y utilizar el gasoducto del Magreb para que llegue a su territorio, pero el gas vendido en ningún caso tendrá procedencia argelina.

Además, según fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfica, consultadas por Efe, la activación de este mecanismo, que cuenta «con total transparencia», ha sido tratada con Argelia durante los últimos meses y se ha comunicado el pasado al Gobierno argelino.

Ribera ha calificado a Argelia como «un país fiable y confiable» con el que España mantiene «una relación apreciada» y sobre la que ha indicado que poseen «una larguísima relación complementaria, que tiene que seguir siendo así».