| Entrevista a Rosa Cañadas

«No creo en la paridad de género como un número, me parece ridículo»

Rosa Cañadas, candidata a la presidencia del Cercle d'Economia, asegura que "ha habido muchas dificultades para poder llegar a un proceso electoral transparente"

Rosa Cañadas, candidata a las elecciones del Cercle d’Economia

Rosa Cañadas lleva más de un año y medio preparándose para lo que sucederá el próximo 12 de julio: las primeras elecciones de la historia del Cercle d’Economia con más de un candidato. No le gustaba lo que veía en la gestión de Javier Faus y decidió dar el paso, rompiendo con la tradición de que el presidente siempre salía de la junta y con consenso.

La junta siguió su camino y designó a Jaume Guardiola como candidato oficial, pero la presidenta de Trea Capital Partners y de la Fundación Tanja no se desanimó y se presenta con ganas de cambiar las cosas y confianza en su equipo y sus posibilidades.

¿Por qué quiere ser presidenta del Cercle d’Economia?

Porque es una institución que conozco desde hace muchísimos años y creo que ha perdido su esencia, quiero recuperarla y al mismo tiempo renovarlo. Creo que necesita ser sacudido para adaptarse a los nuevos tiempos, porque vamos a tener muchos cambios y el Cercle se tiene que adaptar a ellos.

Es la candidata renovadora. ¿Qué quiere cambiar?

Primero tener una junta que sea un reflejo de la sociedad actual y también un reflejo de lo que son nuestros socios. Quiero que se abra mucho más, creo que últimamente se ha retraído un poco, no ha estado tan presente. El Cercle tiene que estar más que nunca con voz en Europa y pronunciarnos más y ser más valientes con todos los temas que tenemos ahora mismo encima de la mesa. También creo que el socio ha perdido mucha voz y hay que recuperarla y tener mucha más colaboración y participación del socio. Por lo menos, ya he conseguido que haya un debate acerca del Cercle, y eso es muy positivo, si no, no se habrían planteado todas estas cuestiones, plantearse cual debe ser el futuro del Cercle. Por tanto, creo que con lo que he conseguido hasta ahora, me puedo sentir satisfecha.

Dice que la junta no es un reflejo de la sociedad actual. ¿Es demasiado elitista?

Creo que ya no representa lo que es la sociedad de hoy, hay una parte social de la que nos hemos olvidado. El Cercle tiene cuatro patas: la economía, la política, la academia y la parte social. Hoy más que nunca hay que tener mucha sensibilidad social, porque además esto influye directamente sobre todo lo demás, y estamos viendo que hay una desafección de la sociedad no solo hacia los partidos políticos tradicionales sino también hacia las empresas. Tampoco había una representación de lo que es nuestro tejido empresarial, y yo lo estoy haciendo con socios de toda la vida, más jóvenes o menos jóvenes, pero son socios que llevan muchos años en el Cercle.

Por ejemplo, ¿las empresas de la nueva economía y nuevas tecnologías?

Exacto, eso por un lado, pero tampoco las pymes han estado representadas, y son el 99% de nuestras empresas y generan el 70% del empleo en Cataluña. Pero también la academia, la formación es sumamente importante. También la sensibilidad social que pueden aportar personas como Rafael Vilasanjuan, que está en nuestro equipo. Y apertura a Europa: todas las decisiones importantes se toman en Europa. Una cosa es que vengan a vernos y lanzar discurso y otra que podemos tener algún papel e incidencia en Europa. Tenemos que estar ahí: ahora se acaba de debatir cuál será el futuro de Europa en 2050 y no hemos estado, y creo que podríamos tener cosas que decir.

«La junta del Cercle ya no representa lo que es la sociedad hoy, hay una parte social que hemos olvidado»

Quiere registrar el Cercle como grupo de interés en Bruselas: ¿para defender qué?

Tenemos que saber qué es lo que está pasando, cuáles son las decisiones que se van a tomar y que nos afectan a todos. Poder estar ahí, aportar reflexiones de cómo lo vemos. Pero no es solo inscribirlo como grupo de interés, tenemos a muchos socios que son o han sido altos representantes en Europa y tienen un contacto muy directo con las instituciones europeas, utilicémoslo también, aprovechemos. Es lo que he hecho con Xavier Prats, que ha estado toda su vida en la Comisión Europea. Hoy en día no podemos no estar en Europa.

El otro eje de su programa es el Mediterráneo. ¿Cómo puede ser Barcelona la capital del Mediterráneo?

Primero, mirando hacia el Mediterráneo. Es nuestro espacio natural y además Cataluña y sus empresas siempre ha tenido mucha relación con el sur del Mediterráneo. En estos momentos estamos viendo cuál es la incidencia del sur del Mediterráneo no solo en Cataluña y España sino también en Europa, con todos los conflictos que tenemos y también con todo lo que se juega ahí. Poder tener un papel relevante en estos momentos con el sur del Mediterráneo es muy importante. Barcelona puede jugar un papel, son 22 países y la relación con ellos puede ser muy provechosa para Barcelona.

Rosa Cañadas, candidata a las elecciones del Cercle d’Economia

¿Qué puede reclamar el Cercle para ayudar a Barcelona a tener ese papel?

Evidentemente tenemos que solucionar el tema del corredor del Mediterráneo, es un tema que no se está moviendo y deberíamos empujar un poco más. El Cercle ha estado muy ausente. No es solo el corredor, es que no tenemos un AVE de Barcelona a Valencia, el otro día estuve y tardé cuatro horas en un tren que era del siglo pasado. Habría que plantearse al menos que está pasando. No se trata solo de hacer una nota un día y luego olvidarse, se trata de perseguirlo. Tenemos la Unión por el Mediterráneo y el Instituto Europeo por el Mediterráneo pero no les hacemos caso.

Quiere hacer participar más a los socios. ¿Cómo lo va a hacer?

Se pueden crear comisiones en las cuales hacer participar a los socios según su perfil. También hay una parte en las jornadas, porque hemos perdido esta parte de networking. Eso no quiere decir que las jornadas de Barcelona no hayan sido buenas y que haya que hacer una jornada en Barcelona. Pero creo que hay que volver a los encuentros que te permitían más reposarte, reflexionar, mirar a más largo plazo, escuchar, debatir, donde el socio participaba mucho más.

¿Por eso quiere recuperar Sitges?

Creo que el Cercle da para las dos cosas.

El equipo de Cañadas y la paridad

Tiene un equipo menos conocido que el de Guardiola. ¿Cuáles son sus puntos fuertes?

He escogido a las personas que me pueden ayudar a llevar a cabo este programa. En la parte de nueva economía y nuevos empresarios que ya son líderes están Sacha Michoud, Pep Gómez, Gerard García, emprendedores que han creado unicornios y que son socios desde muy jóvenes. También tenemos las grandes empresas de sectores estratégicos, con Marina López (turismo), Rosa Fiol (industria), Jorge Lasheras, presidente de Yamaha durante 25 años. También Ramon Palou, que representa a las nuevas pymes, Rosa Nonell, que representa a la academia, Josep Soler, pionero en la formación financiera, Marta Plana, del mundo fintech, Estela Raventós, experta en fiscalidad, y Silvia Sorribas, para el tema de la sostenibilidad. Es una junta muy transversal.

Ha dicho que contará con miembros de la actual junta. ¿Quiénes?

Tenemos un mínimo y un máximo. Para mi, 22 personas es demasiado, pero dejo espacio porque es una junta abierta.

Entonces si gana, ¿incorporará a miembros de la actual junta si se le acercan?

No tengo ningún problema, creo que es bueno dejar espacio para quien quiera acompañarnos en este proyecto.

«Será la primera vez que habrá una presidenta del Cercle mujer, ¿te vale como paridad?»

¿Será una junta paritaria?

¿Paritaria qué quiere decir?

Paritaria de género.

¿En número o en los compromisos de igualdad?

En número es como se cuenta la paridad: igual número de mujeres que de hombres.

Yo no creo en la paridad de números, me parece ridículo. Es una evidencia que soy una mujer, por lo tanto será la primera vez que habrá una presidenta del Cercle mujer, ¿te vale como paridad?

Ya sería un hito, pero más allá de eso…

Evidentemente va a haber mujeres, y ya hay muchas mujeres en mi equipo, prácticamente estamos al mismo nivel y entrarán más, pero para mi la paridad no es una cuestión de números, es una cuestión de que realmente cuentes con las mujeres. Para luego tenerlas de moderadoras en meses, para eso no hace falta tanto nombre y tantas mujeres, tienes que creer en ellas, tienes que tener ese compromiso, no la obligación de tener el mismo número de hombres y mujeres.

Irregularidades en las elecciones del Cercle

Entremos en el proceso electoral: dijo hace unos días que ha habido muchas irregularidades. ¿A qué se refería?

Bueno, ha habido muchas dificultades para poder llegar a un proceso electoral muy transparente, como se vio con los avales, que se empezaron a recoger sin que ni siquiera estuvieran convocadas las elecciones.

¿Eso era posible?

No

¿Entonces cómo se hizo?

Pregúntele a quien lo hizo.

La documentación se entregó unos días después de la convocatoria de las elecciones

Sí, pero ellos [la candidatura de Jaume Guardiola] cogieron documentación de procesos anteriores y empezaron a pedir avales. Lo denuncié y lo paramos. También hubo el intento de entrada masiva de socios a última hora, que tuve que parar, con dificultad, porque los estatutos no decían cómo tenían que ser las elecciones. He estado pidiendo durante un año que pudiéramos tener reuniones para intentar aclarar un poco cómo serían unas elecciones con dos candidatos, pero no se aceptó tener ninguna reunión y eso hubiera evitado tener todos los problemas que hemos tenido ahora. También el tema de la fecha, que conseguí cambiar, porque unas primeras elecciones el 28 de julio no es precisamente la mejor manera de fomentar la participación. El tema de la delegación de voto también está siendo complicado.

¿Está resuelto?

Hablan de la delegación de la representación en la asamblea, en la que el único orden del día son las elecciones. Esto provoca un poco de confusión porque son estas delegaciones las que están utilizando como delegación de voto. Yo pedí que se anulasen y que no pudiese haber delegaciones de voto hasta la constitución de la mesa electoral. Ahora con la constitución de la mesa espero que todo vaya bien.

Pero se está haciendo así y usted también está recogiendo delegaciones de representación en la asamblea, ¿no es así?

Sí, sí. Pero en principio no se podían recoger cuando se convocaron las elecciones sino a partir del momento en el que se conocían los candidatos.

¿Hay fractura en el Cercle?

No, y no creo que unas elecciones provoquen fractura.

La política y el Cercle

Rosa Cañadas presentando su programa ante los socios del Cercle d’Economia

Dice que la opinión del Cercle no se ha hecho oír en los últimos años turbulentos en Cataluña. ¿Qué tendría que haber hecho o dicho para hacerse oír?

El ‘procés’ ya lleva muchos años y sí se hicieron notas, pero somos una institución muy transversal sin ideología, por lo tanto siempre buscamos los puntos que tenemos en común. Durante la presidencia de Juanjo Brugera sí se hizo un documento en el que explicaba cuál podía ser el encaje de Cataluña, y creo que si volviéramos a retomar ese documento podría ser una base para seguir avanzando en la solución.

¿No cree que hay un problema generalizado de que los políticos escuchan menos, no solo al Cercle, en general? Por ejemplo Pedro Sánchez, llegó a las jornadas, hizo su discurso y se marchó.

Esto es lo que tenemos que cambiar, lo que no podemos ser es una plataforma para que los políticos pasen y lo único que hagan sea soltar un discurso que puedes oír en la televisión y no poder debatir. Para esto, que no vengan, es mejor traer a un excelente economista. Es algo que tenemos que forzar nosotros, decir “ok, vais a venir pero tenéis que aguantar preguntas”. No es fácil, pero se puede conseguir, aunque no sea el público pero sea el presidente del Cercle quien le traslade las preguntas de los socios. A los políticos les interesa estar, por tanto es una cuestión de negociación.

¿Barcelona ha perdido peso ante Madrid en los últimos años?

Sí, es evidente. El ‘procés’ ha hecho mucho más daño a Barcelona que a otras ciudades de Cataluña pero yo soy muy optimista respecto a Barcelona y sus capacidades y posibilidades. La industria era muy importante en Cataluña, luego fue más financiera y ahora estamos más en todo el tema de nueva economía y más digital. Y creo que ahí tenemos un futuro fuerte e importante. Tenemos muchas opciones, pero hay que cambiar algunas cosas.

«Hay que dejar de perseguir una co-capitalidad con Madrid que no nos va aportar absolutamente nada»

Dice que hay que mirar menos a Madrid. ¿Por qué?

Mirar sí, como hay que mirar a otros sitios, pero hay que dejar de perseguir una co-capitalidad que no nos va aportar absolutamente nada y tenemos más nivel para ir más allá. Pero necesitamos que Barcelona tenga infraestructuras, un aeropuerto potente, mover cosas.

¿El Cercle tiene que hacer de “oposición” a la política de decrecimiento de Ada Colau?

Nosotros no tenemos que hacer de oposición política. Pero sí tenemos que criticar lo que no aporta riqueza al país.

Xavier Alegret