Airbus cerrará el ERTE en Defensa y aleja el fantasma de los despidos

La compañía aeronáutica comunica que el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) concluirá el próximo 12 de abril en El Puerto de Santa María (Cádiz)

Un avión se dispone a despegar

Un Airbus A320 entregado a la compañía Delta Air Lines

Las medidas paliativas en el empleo que Airbus ideó en 2020 tendrán efectos positivos en la división de Defensa, una de las tres patas del negocio del consorcio europeo en España. La previsión de la compañía en el país es terminar con el Expediente de Regulación de Empleo (ERTE) en la planta de Defensa de Cádiz, la única del área militar que está afectada por este tipo de medidas, el próximo lunes 12 de abril.

Así lo confirman distintas fuentes, que reiteran que esta decisión no cambian los planes sobre posibles despidos que en el futuro se pueden llevar a cabo en la división Comercial, la que más ha sufrido la crisis del coronavirus por la caída de la demanda derivada de los pedidos de aviones por parte de las aerolíneas.

De momento, la compañía presidida por Guillaume Faury ha comunicado que el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) termina en la planta de El Puerto de Santa María, en Cádiz (Andalucía). Se trata de la única planta de la división de Defensa afectada por esa medida creada al calor de la crisis sanitaria.

En un comunicado interno consultado por este medio, Airbus afirma que “la medida de regulación ya no es necesaria, dado que se ha conseguido equilibrar satisfactoriamente la plantilla con la actual carga de trabajo, y se han identificado e implementado soluciones para todos los empleados”.

En concreto, los factores que han permitido levantar el ERTE han sido las medidas voluntarias implementadas entre octubre y diciembre del pasado año (salidas voluntarias incentivadas, prejubilaciones y años sabáticos, principalmente), junto con el traslado de miembros de la plantilla a otros centros de Airbus.

El fantasma de los despidos en Defensa, más lejos

Las fuentes consultadas acogen con esperanza la posibilidad de que la división de Defensa finalmente no sufra ninguna salida traumática. Uno de los motivos para creerlo es que el resto de centros de Airbus en España que trabajan para la división de Defensa (Getafe y Sevilla) están registrando un nivel de demanda suficientemente aceptable, recalcan las mismas voces consultadas.

Airbus planteó en un primer momento reducir 2.665 puestos de trabajo en España

Sea como fuere, las sensaciones que se viven son distintas a las de febrero de 2020. Con motivo de los malos resultados de años anteriores, Airbus comunicó la necesidad de ajustar su plantilla en el área de Defensa antes de que la pandemia se extendiera en España y colapsara la economía nacional.

El plan se diseñó a nivel mundial y buscaba reducir 2.665 posiciones de todo Airbus. La dirección decidió que España, por su parte, debía asumir el recorte de 722 puestos de trabajo de ese total. En cualquier caso, las salidas se iban a producir de manera pausada, porque se fijó un plazo de 2 años para ejecutarlas. 

Ajustes en el área comercial

Donde parece que sí hay riesgo de despidos es la división de comercial, concentrada en tres puntos de España: las plantas de Getafe, Illescas (Toledo) y Puerto Real (la segunda planta que Airbus tiene en Cádiz).

La compañía sabe a ciencia cierta que debe adaptarse a un escenario posterior a la pandemia, pero en el que el nivel de la demanda de aviones de transporte de pasajeros seguirá por debajo respecto al de años atrás. La patronal IATA (International Air Transport Association) ya ha dado algunas previsiones sobre cuál será la situación en los próximos ejercicios.

Esa previsión fue la que le llevó a la compañía a idear una reducción para el área comercial, conocida como Airbus Commercial Aircraft. El ajuste anunciado se cifró en un primer momento en aproximadamente 900 salidas, que se concentrarían en las bases de Getafe (455 puestos de trabajo), Illescas (283 puestos de trabajo) y Puerto Real (151 puestos de trabajo).