Álex Cruz deja la presidencia de British Airways

El bilbaíno, sin funciones en la aerolínea desde octubre, suena como candidato a consejero delegado de SAS

Álex Cruz en una imagen de la galería de British Airways

Álex Cruz en una imagen de la galería de British Airways

Álex Cruz se ha desvinculado totalmente del grupo hispano-británico International Airlines Group (IAG) al abandonar la presidencia no ejecutiva de British Airways (BA), según ha adelantado el diario económico Expansión y ha podido confirmar este medio con fuentes cercanas. 

Tras ocho años en el grupo, el ejecutivo pone rumbo a nuevas aventuras profesionales. Se baraja de la posibilidad de que el español se convierta en el nuevo consejero delegado en la aerolínea escandinava SAS, participada por los gobiernos de Suecia y Dinamarca.

De acuerdo al medio británico Sky News, el español se encuentra entre un pequeño número de candidatos identificados por la aerolínea para suceder a Rickard Gustafson.

Cruz, sin funciones en IAG desde octubre

IAG retiró a Cruz sus funciones de consejero delegado en British Airways (BA) el pasado mes de octubre. Pero el bilbaíno mantuvo el  puesto de presidente no ejecutivo. El objetivo de este movimiento era poder facilitar la transición y el traspaso de poderes a su sustituto, Sean Doyle.

Doyle se incorporó a British Airways en 1998, asumiendo diversos roles financieros, estratégicos, comerciales y de alianzas para la aerolínea, que culminaron con su nombramiento en el comité de gestión ejecutiva de la aerolínea en 2016 como director de red, flota y alianzas.

Luis Gallego, sobre Alex Cruz: “Trabajó incansablemente para modernizar la aerolínea”

“Quiero agradecer a Alex por todo lo que ha hecho en British Airways. Trabajó incansablemente para modernizar la aerolínea en los años previos a la celebración de su centenario”,  afirmó el director ejecutivo de IAG, Luis Gallego, con motivo de agradecimiento.

Cruz actualizó recientemente su perfil laboral profesional y borró cualquier trato de vínculo con el grupo IAG. Asegura ahora que presta servicios desde hace dos meses en la empresa de inteligencia artificial Fetcherr.

Tanto BA como su matriz sufrieron los efectos de la pandemia del coronavirus. IAG registró al cierre de 2020 unas pérdidas de 6.923 millones de euros, una cifra que choca con las ganancias de 1.715 millones el año anterior.

Los motivos de este mal resultado no fueron otros que las restricciones al tráfico aéreo que se decretaron en todo el mundo para contener la expansión del virus.