American Tower irrumpe como competidor de Cellnex con 11.300 torres en España

La compañía norteamericana da un golpe en la carrera por hacerse con los activos de las compañías de telefonía

El anuncio histórico de Telefónica de vender las torres de Telxius por 7.7000 millones supondrá la llegada del gigante estadounidense American Tower a nuestro país, donde Cellnex, la cotizada estrella del IBEX y la sensación del sector telco, lleva años consolidada.

La operación anunciada ayer, miércoles, fue analizada como una buena decisión de la operadora española presidida por José María Álvarez-Pallete — casas de analistas de bancos de inversión como Morgan Stanley y Citi aplaudieron el movimiento de la compañía — , pero también comporta aspectos beneficiosos para la compañía estadounidense, que ya manifestó meses atrás su apetito por el mercado europeo.

De acuerdo a los datos proporcionados a inversores con motivo de la operación, American Tower contará en el mercado nacional con 11.300 torres. Se trata de la tercera parte del paquete obtenido de Telxius (30.722 emplazamientos), la sociedad participada por el fondo KKR y Pontegadea (Amancio Ortega), además de Telefónica.

En términos de ingresos, España representa casi una cuarta parte (39%) de todas estas torres, si bien Alemania es la mayor fuente (44%). El resto de plazas son los países de Latam (8% de ingresos) y Brasil (9%), que se incluye por separado del resto de la región dada su magnitud.

Pugna con Cellnex en Europa

Otra lectura que deja la venta de Telxius es la consolidación de American Tower en Europa, donde solo contaba con 5.000 torres a datos del tercer trimestre de 2020, y su pulso con Cellnex en la carrera por hacerse con el resto de estos activos en el mercado.

La cotizada española, que acumula una gran revalorización en bolsa, ha llevado a cabo un largo listado de operaciones en el Viejo Continente durante 2019 y 2020.

La última y más reciente, la adquisición de las torres de Hutchison en seis países, fue la más importante que la empresa española ha llevado a cabo desde que debutó en el parqué. Pero la lista de compras es larga: Portugal, Reino Unido y Polonia son algunos de los países en los que ha entrado con fuerza.

Parte de las torres de telecomunicaciones siguen en manos de operadores de telefonía

Ahora, con el movimiento de American Tower, se han limitado el número de oportunidades en el mercado para Cellnex, sobre todo en Alemania, donde todavía no había desembarcado.

Pero las fuentes consultadas por Economía Digital coinciden en que todavía quedan ventas por ejecutarse en lo que resta de 2021, ya que un 40% del parque de torres sigue en manos de operadores de telefonía que podrían desear desprenderse de estos activos.

Dos modelos enfrentados

La clave de esta y de las futuras operaciones de este tipo está en que el modelo de los operadores neutros se ha impuesto. Estos gestores, como Cellnex, Phoenix Towers y American Tower, se convierten en los caseros idóneos no solo para la operadora a la que adquieren los activos, sino para varias compañías (una misma torre ahora alberga a varios players).

Las telecos, por su parte, ya no dependen tanto de las torres porque la cobertura ha dejado de ser un servicio diferencial para el consumidor. Las compañías, por tanto, prefieren ahorrar costes de explotación y aprovechar los ingresos generados con la venta para rebajar deuda (en el caso de Telefónica) o realizar nuevas inversiones.

Este modelo, en el que los operadores se desprenden de sus activos y pasan a ser inquilinos de los operadores neutros, como han hecho el grupo francés Altice o el irlandés Eir, ha sido contrarrestado en los últimos años por la iniciativa de otras compañías.

Dicha alternativa pasaba por conservar la propiedad pero reducir los costes con fórmulas como la de dividir sus torres en compañías separadas en las que mantienen el control pero dan entrada a nuevos socios, como han elegido Vodafone, Orange, Deutsche Telekom o la propia Telefónica con Telxius.