Patrocinado por

La CNMC reclama más documentación a Unicaja y Liberbank para evaluar su fusión

Las entidades enviaron la información relativa a la fusión el pasado 30 de abril y deberían haber recibido respuesta el 30 de mayo

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga y el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez durante la presentación del proyecto común de fusión.

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga y el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez durante la presentación del proyecto común de fusión.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que analiza la documentación que Unicaja y Liberbank presentaron hace ya más de un mes, les ha pedido más información para poder dar el visto bueno a la operación.

La Ley de Defensa de la Competencia, que rige todo lo que concierne a las fusiones y adquisiciones, establece que la CNMC debe analizar la operación en una primera fase, que durará como máximo un mes.

Sin embargo, el transcurso de los plazos máximos se puede suspender en el caso de tener que solicitar la aportación de documentos y otros elementos de juicio necesarios para la valoración de los expedientes, como ha ocurrido en este caso, explican fuentes cercanas al proceso.

Durante ese tiempo, el reloj se para y no computa, pero alarga el proceso. Es una circunstancia que prevé la normativa y que se produce a menudo, añaden. De hecho, la mayoría de operaciones sin compromiso se aprueban en la primera fase, en un plazo de 22 o 23 días.

Al finalizar esta fase, el Consejo decide si la operación debe ser autorizada (con o sin compromisos) o, si por el contrario, exige un análisis más detallado y por tanto, se iniciaría una segunda fase que se alargaría otros dos meses más.

Unicaja y Liberbank enviraron a la CNMC la información relativa a la fusión el pasado 30 de abril y deberían haber recibido respuesta el 30 de mayo según estos plazos. Pero cada vez que les piden más documentación, la resolución final se retrasa, aunque no se prevé que ocurra como en la fusión de Caixabank y Bankia.

En su caso, obtuvieron la autorización cuatro meses después, pues recibieron luz verde el pasado 23 de marzo y habían enviado la solicitud el 24 de noviembre. Según detalla la CNMC en el informe final sobre la fusión de Caixabank y Bankia, la Dirección de Competencia les requirió información hasta en seis ocasiones.

Adicionalmente, notificó a terceros operadores y asociaciones requerimientos de información necesaria para la adecuada valoración de la concentración. Y del mismo modo, requirió al Banco de España, y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) información necesaria para la resolución del expediente.

Eso si, una vez que la CNMC de luz verde a la operación todo irá de corrido pues, la última palabra la tiene la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y en la fusión de Bankia y Caixabank, solo tardó 24 horas en respaldarla.

Los planes de la nueva Unicaja

El director financiero de Unicaja, Pablo González Martín, explicó durante la presentación de resultados del primer trimestre del año ante analistas e inversores, que esos serían los últimos que presentaba en solitario pues los del segundo trimestre, que se darán a conocer el julio, ya lo harían como banco fusionado.

Y es que el calendario que maneja Unicaja no ha cambiado, la entidad contempla absorber Liberbank al final del segundo trimestre o a principios del tercero, una vez obtengan las aprobaciones regulatorias, según explicaron el presidente de la entidad malagueña, Manuel Azuaga, y el consejero delegado de la asturiana, Manuel Menéndez, el pasado 31 de marzo, cuando lograron el visto bueno de sus respectivos accionistas para llevar a cabo la fusión.

La misma dará lugar al quinto banco más grande de España, con un volumen de activos totales cercanos a los 113.000 millones de euros, presencia en el 80% del territorio nacional (siendo entidad de referencia en seis Comunidades Autónomas) y más de 4,5 millones de clientes, detallaron en la junta.

Asimismo, adelantaron que hasta que no se lleve a cabo la fusión legal no darán detalles de cuándo se hará la integración tecnológica o las negociaciones con los sindicatos en caso de plantearse ajustes de empelados y oficinas.