Damm obtiene la certificación Aenor de la huella hídrica de su fábrica de El Prat de Llobregat

Verificar la huella hídrica permite controlar y reducir el gasto de agua en todos los procesos de fabricación. En los últimos años la cervecera ha reducido su consumo de agua en más de un tercio

En 2020 Damm calculó y verificó la cantidad de agua utilizada en toda su cadena de valor (la huella hídrica) de su fábrica de El Prat de Llobregat (Barcelona) con el objetivo de hacer un uso más inteligente y sostenible del agua que se utiliza en los procesos de fabricación.

La verificación del cálculo se ha realizado a través de Aenor, siguiendo los esquemas de referencia ISO 14046 y Water Foodprint Network.

“La huella hídrica ayuda a comprender cómo las elecciones de producción y consumo afectan a los recursos naturales,” explican desde la Water Foodprint Network, e indica la presión que se ejerce sobre los recursos hídricos.

Calcular con precisión el consumo de agua necesario para la producción permite aplicar mejoras que permitan controlar y reducir el gasto de agua en todos los procesos de fabricación. 

Optimizar el uso de un recurso tan escaso como el agua, que es esencial en la producción de las marcas de Damm, contribuye a garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible, que es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. La organización internacional celebra hoy, 22 de marzo, el Día Mundial del Agua.

Proyectos de investigación y desarrollo para reducir la huella hídrica

En el caso de Damm, el consumo de agua en los campos de cebada supone el 95% de la huella hídrica.

Optimizar los consumos desde las fincas de regadío y minimizar el consumo de agua mientras se mantiene la máxima producción y calidad es esencial para lograr una reducción de la huella hídrica.

En los últimos años la compañía ha puesto en marcha proyectos de investigación y desarrollo para reducir la huella hídrica en los campos de cebada; por ejemplo, a través de la digitalización de los procesos de cultivo en colaboración con profesionales de la agricultura. 

La aplicación de nuevas tecnologías en los campos permite a Damm tener un minucioso control del consumo de agua y conocer las necesidades hídricas de la tierra en tiempo real.

Además, la compañía realiza programas de asesoramiento a la agricultura que provee de materia prima a la compañía para conseguir una mayor eficiencia en el uso del agua. 

Actualmente numerosos agricultores participan en el programa de asesoramiento cuyo objetivo es ayudarles a reducir el agua que se emplea en los cultivos. De este modo, además de reducir el impacto ambiental gracias a un consumo menor de agua y electricidad, se reducen también los gastos para los agricultores.

De cara al futuro, la cervecera tiene el objetivo de “seguir reduciendo y optimizando el uso del agua en Damm para lograr nuestros objetivos de reducción de la huella hídrica y seguir impulsando nuestra estrategia de crecimiento sostenible”, dice Juan A. López Abadía, Director Optimización de Energía y de Medio Ambiente de Damm.