| Foro Infraestructuras ED

El 5G generará un crecimiento económico mundial de 1,3 billones de dólares

La industria 4.0 es uno de los sectores que necesita del 5G para su desarrollo. Imagen: anontae2522

El 5G aterrizó en España en 2020, los operadores ya han desplegado la banda de 3,5 Ghz y de 700 MHz, y además, está previsto que a finales de 2022 esté lista la de 26 GHz. Los expertos calculan que el desarrollo de esta quinta generación traerá un crecimiento económico de 1,3 billones de dólares a nivel global, pero no está todo hecho y hay que trabajar para captar el máximo crecimiento económico con el 5G.

Así lo han puesto de relieve Albert Cuatrecasas, director general en España de Cellnex y Vanesa González, socia responsable de Telecomunicaciones de PWC en la primera sesión del Foro de Infraestructuras ED, llamado Las arterias de nuestra economía: telecomunicaciones.

Vanesa González cree que es pronto para hablar del 6G y «todavía está más en el plano académico, en la parte más técnica». Aunque advierte que en este sector «nunca se para se trabajar». En su opinión, ahora se debe poner el foco exprimir el potencial transformador que tiene el 5G y en acabar la adjudicación de las bandas, que además, «es la clave» para monetizar las inversiones tan relevantes que se han hecho en infraestructuras. 

En PwC cuantifican de hecho, que a nivel de industria, el crecimiento económico que va a traer el desarrollo del 5G a nivel global es de 1,3 billones de dólares. «El PIB a nivel global va a aumentar por el potencial transformador que tiene a nivel transversal de todas las industrias«. En la telemedicina, por ejemplo, se observarán mejoras para los pacientes; también se desarrollarán las Smart Cities o ciudades inteligentes, que estarán más conectadas.

En el sector de medios y entretenimiento, se verán cambios tanto en realidad virtual como en los juegos online, incluso en Netflix, con experiencias casi reales para los clientes. «Todo generara crecimiento económico y viene de mano de este 5G full equipped«. González destaca que se debe seguir trabajando para capturar «el máximo crecimiento económico«.

Albert Cuatrecasas destaca que el 5G permite casos de uso que las generaciones anteriores «no vivieron», además de algunos que «no alcanzamos ni imaginar». Porque no solo se gana ancho de banda -lo que hace que Internet baje antes, más rápido y con más calidad una imagen- están las latencias, que en este caso son muy bajas y hace que el tiempo de respuesta entre que el envío y la recepción de información apenas dure unos milisegundo.

Estos atributos permiten que se den casos de uso con el 5G que nunca serían capaces de darse en el 4G. «Lo mismo ocurrirá con el 6G, con latencias de 0,1 milisegundos y más instantaneidad. Es la evolución», añade el directivo de Cellnex. En cuanto a los casos de uso, se refiere a hologramas, que permiten ver a una persona en remoto como si estuviera presente; o la realidad aumentada, que hace vivir las experiencias como si fueran reales. «Toca desarrollar los casos de uso en las distintas industrias».  

Los retos de la industria aprovechando los fondos europeos 

La responsable de Telecomunicaciones de PWC cree que los fondos europeos van a contribuir en el desarrollo de estas tecnologías, «si se utilizan bien», y ayudarán a encontrar nuevos modelos de negocio si se es capaz de capturar todo el potencial transformador del 5G y poner en valor la relevancia en el largo plazo que tendrán los operadores de telecomunicaciones en el futuro. 

En la misma línea, Cuatrecasas destaca que los fondos Next Gen se deben utilizar bien y servir para dar respuesta a la España vaciada, a la agricultura o los hospitales 5G. «Es un salto cuántico a ejecutar», comenta. En su opinión, España está «en un punto dulce» para que empiecen a producirse colaboraciones público-privadas donde haya fallos de mercado.

«Lo público ayuda en capital, en inversión o infraestructuras y lo privado con el mantenimiento, por lo tanto hay que hacer los deberes, como se ha hecho hasta ahora, ya que el Gobierno español lo ha hecho muy bien en materia de telecomunicaciones», concluye.