El as en la manga de Fainé contra el asalto de IFM a Naturgy: el tercer consejero de Criteria

Si el fondo australiano logra el segundo consejero de la energética, La Caixa tiene derecho a otro miembro para retener el control

Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa y Criteria. EFE

Isidro Fainé, presidente de Fundación La Caixa y Criteria. EFE

Andan las aguas revueltas en Naturgy. El fin de la opa de IFM, con un sonoro fracaso del fondo australiano, no ha devuelto la calma a la energética que preside Francisco Reynés sino más bien al contrario. La batalla por el control ha empezado pero está lejos de terminar. Isidro Fainé, el que tiene más que perder como primer accionista, también tiene un as en la manga para retener el control: reclamar un tercer consejero.

IFM se quedó con algo más del 10% de Naturgy en su opa por el 22,69%, que tenía un mínimo inicial del 17%. Renunció a ese mínimo y ejecutó la adquisición de ese 10,8%, que le daba solo derecho a uno de los dos consejeros que quería. Criteria, Rioja y GIP tienen ya 2 consejeros cada uno; el resto son independientes.

Pero hace más de un mes que culminó la opa y el fondo australiano no ha pedido el consejero. Ahora se ha sabido por qué: está comprando acciones en la bolsa tras el fracaso de su oferta, y más caras, aunque aseguró que no era necesario subir el precio de la opa porque la prima era buena y que, tras el anuncio de hachazo del Gobierno a las eléctricas, finalmente minimizado, que hundió a Iberdrola y Endesa en bolsa, la oferta de IFM era más que buena.

No convenció a la mayoría de accionistas a los que iba dirigida la opa, por lo que ahora está comprando acciones hasta un euro más caras. El precio de la opa fue de 22,07 euros por acción, y estos días ha superado los 23 euros. No es normal que una acción se mantenga alta al finalizar una oferta pública de compra; al contrario, suele bajar.

En este caso, lo que ha provocado que, contra toda lógica, sigan subiendo han sido los buenos resultados de las empresas del sector en el tercer trimestre, la reducción del hachazo del Gobierno y el propio hecho de que IFM estuviera comprando, que ha incrementado la demanda. Algunos analistas ven ya el fin de esta bonanza de las acciones de Naturgy.

IFM compra acciones de Naturgy en bolsa más caras que en la opa pese a asegurar que la oferta era muy buena

Este jueves, el fondo superó el 11% de la energética tras varias semanas comprando y algunas informaciones apuntaban a que el objetivo era llegar al 16,6%. El motivo, según aseguraba EPE, es que así podía pedir dos consejeros en vez de uno. Por eso estaría demorando la solicitud de su puesto en el consejo de administración, si bien no es obligatorio.

Con dos consejeros, IFM igualaría con Criteria, GIP y Rioja –CVC y los March–, con lo que habría 8 dominicales. Naturgy debería incrementar hasta el máximo de 15 el número de integrantes del consejo para tener el máximo posible de independientes y acercarse a las recomendaciones de buen gobierno; cumplirlas totalmente sería imposible, pues los independientes no podrían ser la mitad.

Isidro Fainé y Francisco Reynés cuando el primero cedió la presidencia de Gas Natural Fenosa (ahora Naturgy) al segundo. EFE

Con esta composición, los fondos tendrían 6, por 2 de Criteria, si bien Reynés es muy cercano a Fainé. GIP dejó clara hace unas semanas su lealtad a La Caixa, por lo que si IFM quiere forzar cambios contra la voluntad del accionista mayoritario y la cúpula, y convenciera a Rioja, podría haber un empate a 4. Es un escenario hipotético, pero el temor de que pueda haber una rebelión en el consejo, existe.

Las armas de Fainé

Fainé tiene muchos elementos para decantar la balanza a su favor, como la fidelidad de Reynés y la cercanía de varios independientes. Pero cuenta con un as en la manga que todavía no ha jugado. Con el 26,7% que tiene de Naturgy podría pedir un tercer consejero, algo que no ha hecho hasta ahora para mantener el equilibrio y la paz con los fondos, pero que llegados tiempos bélicos, podría ejecutar.

Fuentes cercanas al directivo de Manresa explican que está ahora en fase de espera, pero atento a los acontecimiento para tomar decisiones. Criteria dejó la compra de acciones cuando echó a andar la opa y no la ha retomado. No se descarta que vuelva a hacerlo, pero es difícil a los actuales precios de Naturgy.

En función de lo que haga IFM, La Caixa actuará. Si el fondo australiano logra un número de acciones suficiente para merecer dos consejeros, de lo que está todavía lejos, y lo solicita, Fainé decidirá si pide el tercer miembro de Criteria o no. La decisión la tomará en el momento y en función de cómo corran las aguas.

Si ve posibles complicaciones, puede hacerlo; si no, puede dejarlo, pero es una opción que mientras no haga una desinversión importante en Naturgy, algo que no está previsto, siempre tiene encima de la mesa. En cualquier momento puede levantar el teléfono y pedir otro sillón.

Con un tercer consejero procedente de las torres negras de la Diagonal de Barcelona, La Caixa, junto con GIP, ya sumaría uno más que el posible bando rebelde, además de contar con el presidente y varios independientes de su lado. Ampliaría así su ventaja en el consejo, si bien en la junta, la mayoría de los fondos crece. Pero mientras Adebayo Ogunlesi, presidente de GIP, se mantenga fiel a Fainé, no tendrá nada que temer.