El Corte Inglés ultima la compra del paquete accionarial de los Gimeno

El consejo de los grandes almacenes aprueba adquirir la participación del expresidente en Cartera de Valores IASA por 145 millones

El expresidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno. EFE

La guerra familiar en la cúpula de El Corte Inglés toca a su fin. Dos años y medio después de que Marta Álvarez descabalgara a su primo, Dimas Gimeno, de la presidencia de los grandes almacenes, ambas partes ultiman un acuerdo para que el antiguo dirigente se desvincule totalmente de la compañía. El consejo de administración del gigante de la distribución acaba de aprobar comprar por 145 millones de euros las últimas acciones que el exdirectivo mantiene en su poder.

Apenas dos semanas después de abonar 2,5 millones de euros por las acciones que Gimeno tenía de forma directa, el conglomerado ultima las negociaciones con el expresidente y su madre para comprar el 22% de su participación en Cartera de Valores IASA, el segundo accionista de El Corte Inglés (22,1%).

“La operación se establece sobre el precio de 145 millones de euros y ha sido propuesta por la parte vendedora”, informó la empresa en un comunicado. “El consejo autorizó la operación, siempre que la adquisición de las participaciones se realice libre de las cargas que actualmente pesan sobre ellas y se confirme el precio”, añadió. La firma definitiva está previsto que se produzca dentro de un mes.

De este modo, Gimeno y El Corte Inglés aspiran a dar por finiquitado el enfrentamiento mantenido desde hace años. Además, el expresidente y su madre lograrán la liquidez necesaria para poder afrontar la deuda de 70 millones de euros con la Comunidad de Madrid por los impuestos pendientes de la herencia percibida de Isidoro Álvarez, su tío y expresidente de los grandes almacenes. A pesar de haberla obtenida en 2016, la región le otorgó una moratoria de cinco años para sufragarla.

En paralelo, el dirigente hace meses que trata de poner en marcha su carrera empresarial al margen de El Corte Inglés. Primero lanzó Wow, un marketplace del sector de la moda que verá la luz en los próximos meses, y luego se hizo con un local en la Gran Vía madrileña que le servirá como tienda física.

Las acciones de IASA, motivo de la guerra entre Gimeno y Álvarez

Como ya explicó Economía Digital, la intención de ambas partes era cerrar el conflicto accionarial este mismo 2021. La empresa ya le había pagado 2,5 millones de euros por el pequeño paquete accionarial que poseía de manera directa y el exdirectivo había contestado con la retirada de todas las demandas presentadas a lo largo de los últimos años contra Marta Álvarez y su hermana, Cristina.

Pero el foco del conflicto se mantenía sobre Cartera de Valores IASA, la patrimonial que ostenta el 22,1% de los grandes almacenes. Controlada al 69% por las hermanas Álvarez, hijas adoptivas de Isidoro Álvarez, el 31% restante quedaba en manos de Gimeno, su madre y su tío. A la práctica, esto suponía que el dirigente y su familia no tenían ningún derecho sobre la participación. Eran sus primas las que tomaban las decisiones gracias al control accionarial que tenían.

Dimas Gimeno trata de vender su participación en IASA desde hace años

Las hermanas Álvarez aprobaban dividendos extraordinarios y aportaciones de capital sin el visto bueno del antiguo presidente, que interpuso varias demandas sin que ninguna tuviera éxito. Visto el resultado, en 2019 ya tomó la decisión de vender su participación, aunque no encontró ningún comprador: el precio que solicitaba era demasiado alto por una participación además indirecta sobre El Corte Inglés.

Ahora, Gimeno aceptó rebajar sustancialmente sus exigencias y arrastró a su madre a la puerta de salida. Solamente su tío permanecerá en el accionariado de IASA.