Fainé lamenta que las condiciones de vida de los ciudadanos «no han mejorado como deberían»

El 26º congreso del Instituto Mundial de Cajas de Ahorros y Bancos Minoristas se clausura con una declaración para impulsar las finanzas sostenibles

Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa y de Criteria. Imagen: La Caixa

Isidre Fainé, presidente de la Fundación La Caixa y de Criteria. Imagen: La Caixa

El presidente de la Asociación Española de Cajas, Bancos y Fundaciones (CECA) y de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé, ha declarado este viernes durante su intervención en la clausura en París del 26º congreso del Instituto Mundial de Cajas de Ahorros y Bancos Minoristas (WSBI) que el PIB global está por debajo de lo que se esperaba hace tres años con una inflación «mucho más allá de lo que era imaginable entonces» y que «las condiciones de vida de la gran mayoría de los ciudadanos no han mejorado como deberían».

Fainé, también presidente del WSBI, ha declarado, en relación con el sector de las cajas, bancos y fundaciones, que hay que centrarse en el mercado y, de forma muy particular, en el cliente con «un trato personal y exquisito», además de crear una estructura con la menor burocracia posible y flexible que ofrezca capacidad de respuesta.

Impulsar las finanzas sostenibles

El 26º congreso del WSBI se ha cerrado con una declaración adoptada por aclamación en la que se aboga por impulsar las finanzas sostenibles para garantizar la resiliencia económica de las comunidades que las operan.

Los miembros insisten en esa declaración en que los reguladores deben coordinar y armonizar las diferentes taxonomías para fomentar la interoperabilidad y el reconocimiento mutuo, que puede ayudar a promover las finanzas sostenibles transfronterizas, pero también a reducir los costes de cumplimiento de las normas.

Por su parte, el director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), José María Méndez, ha insistido en la petición de que se respete el modelo de banca minorista. Eso significa, entre otras cosas, que la conocida como regulación de Basilea, que sirve de estándar de reglas bancarias a escala mundial, debería tener en cuenta las peculiaridades de estas entidades minoristas que, según destacó Méndez, contribuyen a la sostenibilidad social y medioambiental, en particular por las raíces que tienen en los territorios donde operan.