Foment llevará al Tribunal Constitucional el impuesto sobre grandes fortunas

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, se muestra convencido de que el tribunal rechazará el nuevo tributo

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre / EFE

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha amenazado con llevar ante el Tribunal Constitucional (TC) el impuesto sobre grandes fortunas si sale adelante. Así, ha mostrado su convencimiento respecto de que el tribunal rechazará el gravamen que el Gobierno tiene intención de impulsar.

Sánchez Llibre ha subrayado que el nuevo tributo es «poco riguroso, populista y electoral», a la vez, que ha acusado al PSOE de cambiar de posición en tan solo tres meses. Por otro lado, ha valorado positivamente la rebaja de dos puntos porcentuales del tipo nominal del impuesto de sociedades para las empresas con cifra de negocios inferior al millón de euros.

No obstante, ha reclamado al Gobierno que deflacte la tarifa de la renta de todas las personas físicas en España porque según él no tiene sentido que se recaude por la inflación alrededor de más de 32.000 millones y que estos impuestos no reviertan al consumidor.

Un impuesto «inmoral, populista y demagógico»

En esta línea, ya tildó ayer de «inmoral, populista y demagógico» el nuevo impuesto a las grandes fortunas de planteado por el Gobierno que gravará la riqueza neta superior a los tres millones de euros. La patronal catalana criticó que el tributo se plantease desde un debate «ideológico» y no desde una perspectiva de política fiscal.

«Supone une recentralización y va en contra de la capacidad normativa de las comunidades autónomas sobre los impuestos cedidos», advirtió. También alertó de que este impuesto puede expulsar los patrimonios individuales y perjudicar la creación de riqueza: «Puede hacer mucho daño a España sin obtener ningún beneficio».

Y manifestó: «Se trata de un impuesto confiscatorio que acabará siendo declarado inconstitucional, como Foment ha dicho en varias ocasiones respecto al impuesto de patrimonio».

Más allá de este tributo, la patronal instó al Ejecutivo central adoptar otras medidas «más eficientes» como deflactar la tarifa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de acuerdo con la inflación. De hecho, recordó que la recaudación del IRPF en los siete primeros meses de 2022, respecto a 2021, se ha incrementado en más de 10.000 millones de euros, en su mayor parte explicado por el aumento de precios.

Impuesto a las grandes fortunas

El nuevo impuesto, anunciado por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se aplicará en 2023 y 2024 y constará de tres tramos: entre 3 y 5 millones de riqueza neta se pagará un 1,7%; entre 5 y 10 millones, un 2,1%; y por encima de 10 millones, un 3,5%.

Con este nuevo impuesto, que permitirá deducir el Impuesto de Patrimonio, el Gobierno espera recaudar 1.500 millones de euros.

El nuevo tributo viene acompañado por la elevación de un punto, hasta el 27%, la tributación de las rentas del capital en el IRPF superiores a 200.000 euros, mientras que para las plusvalías superiores a 300.000 euros se elevará hasta el 28%, dos puntos más.