Hesperia inicia la recuperación pero acumula 75 millones de pérdidas por la pandemia

La hotelera de José Antonio Castro Sousa perdió 26,7 millones de euros el año pasado, que se suman a los casi 50 millones de 2020

El Hesperia Tower.

La pandemia desplomó la actividad turística. Este 2022 está suponiendo un soplo de aire fresco para el sector, pero aún se resiente de las pérdidas generadas durante casi dos años por la crisis sanitaria. Es el caso de Hesperia, la hotelera catalana propiedad del empresario gallego José Antonio Castro Sousa, que acumuló perdidas por un valor de 75 millones de euros entre 2020 y 2021.

Según las cuentas reportadas al Registro Mercantil, la compañía cerró el 2021 con unas pérdidas de casi 27 millones de euros, que se suman a las más de 48 millones anotadas en 2020. Como todo el turismo y la restauración, tuvo que mantener cerradas sus instalaciones durante gran parte del año. Antes del covid, en 2019, Hesperia ganó 15,5 millones.

En las cuentas del año pasado, Hesperia reconoce que la explotación de servicios turísticos fue uno de los sectores “más afectados por la pandemia” por lo que el grupo se vio impactado por “una fuerte reducción de los ingresos en los primeros meses del 2021”. No obstante, con los altos niveles de vacunación y la apertura progresiva de las restricciones de movilidad, la breve crisis se despejó a finales de 2021, un hecho “denotado en los volúmenes de ocupación y reservas”.

Este cambio de tendencia permitió a la empresa con sede en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) dar un impulso al negocio e ingresar 48,7 millones a finales de año, un 60% más que en el periodo anterior. Sin embargo, la caída del tráfico de turista no le permitió ni acercarse a los 137 millones facturados en 2019.

Ventas prepandemia en 2022

Sí que se acerca a esta cifra el negocio generado este año. La recuperación del turismo consolidada en los últimos meses, sobre todo gracias a la vuelta de turistas internacionales, ya está beneficiado tanto a Hesperia, así como al resto del sector. En verano, la compañía anunció que de enero a junio facturó 58 millones de euros, lo que supuso superar las ventas prepandemia. En el segundo trimestre, las ventas totales del grupo fueron un 22% superiores a las del mismo período de 2019.

Como han hecho otras compañías del sector como NH o Meliá, la hotelera dirigida por Jordi Ferrer también ha incrementado las tarifas. En los seis primeros meses los ingresos por habitación disponible o RevPAr crecieron un 31% respecto al 2019, lo que ha favorecido este incremento de la facturación

Recorte de costes

Cuando estaban vigentes las restricciones más exigentes, la dirección de Hesperia implementó medidas para mitigar los efectos, como la revisión y contención general de los gastos operativos o la renegociación de contratos con proveedores en términos de calendarios de pagos. También se aprobó un ERTE para prácticamente la totalidad de los empleados mientras las instalaciones estaban cerradas. La suspensión de contratos pasó a ser parcial cuando los establecimientos empezaron a reabrir.

Para hacer frente a los cierres, Hesperia solicitó un préstamo ICO, además de beneficiarse del Fondo de Ayuda a la Solvencia de Empresas Estratégicas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que a principios de este 2022 aprobó el rescate de la empresa con 55 millones de euros. Esta suma tiene como objetivo hacer frente a las pérdidas ocasionadas por la pandemia.

José Antonio Castro Sousa, presidente de la cadena hotelera Hesperia.

Por otro lado, los números rojos no fueron el único dolor de cabeza que sufrió Castro Sousa en los últimos años. La pérdida de negocio abrió diferentes frentes judiciales contra varios de sus caseros tanto por el impago de rentas y sus consiguientes órdenes de desahucio como por sus tentativas para renegociar alquileres.

Mientras que salió vencedora de dos procedimientos judiciales que implicaban el desalojo de su filial Hotelera del Noroeste, en A Coruña, y de su Hotel Hesperia del Mar en Barcelona, no tuvo la misma surte en otro caso con un establecimiento de la capital catalana. La sección primera de la Audiencia Provincial de Barcelona desestimó el recurso que Hesperia presentó para evitar que Exia, su casero en el Hotel Hesperia Presidente de Barcelona, ejecutase los pagarés entregados para el pago de la renta del inmueble que opera a través de su filial Desjust.

A cierre de 2021, Hesperia tenía 18 hoteles en toda España, nueve de ellos en Cataluña, y cinco resorts. El año pasado procedió a resolver los contratos de arrendamientos y de gestión de los hoteles Peregrino, Zubialde, Granada, Donosti, Toledo y Porello. En este sentido, hay que tener en cuenta que los establecimientos no le reportaron negocio todo el año.