Ilsa (Trenitalia y Air Nostrum) presiona a Adif para unos cánones ‘a la italiana’

La compañía participada por Trenitalia y Air Nostrum quiere una rebaja a varios años vista y no un sistema que se revise cada año

Pese a la liberalización del sistema ferroviario, todavía hay flecos por cerrar para algunos operadores. Ilsa, la compañía dominada por Trenitalia y Air Nostrum, quiere llegar a España con una nuevas reglas sobre los cánones ferroviarios, es decir, las tarifas que los operadores pagan al gestor Adif por usar su red.

Así lo ha explicado el consejero delegado de la compañía, Fabrizio Favara, al asegurar durante la jornada Liberalización del transporte ferroviario un año después que para conseguir un aumento de la cuota de mercado del ferrocarril es necesario bajar los cánones de Adif, siempre y cuando la reducción de las cuotas no perjudique a la sostenibilidad de la compañía pública.

La reclamación lleva varios meses sobre la mesa. Ilsa, que se convertirá en el segundo operador con mayor parte de la red por explotar, aterrizará en 2022 en el país  , convirtiéndose en uno de los operadores que hará competencia a Renfe a través de la alta velocidad — el otro gran competidor es Ouigo, de la compañía francesa SNCF —.

Ilsa será, junto a Ouigo (SNCF), el segundo operador que llegue para competir con Renfe en el sistema de alta velocidad

El deseo del consorcio es conseguir un sistema de cánones ferroviarios con vigencia de cuatro a cinco años. A grandes rasgos, el modelo es similar al de las tasas aeroportuarias fijadas por Aena a través del Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA).

Fuentes de la compañía recuerdan que la reforma estructural del sistema de cánones está inspirada en el modelo de éxito italiano, país en el que la reducción a la mitad de los cánones antes de la liberalización permitió doblar el número de pasajeros del ferrocarril.

“Esa reforma debería permitir que los cánones pasasen de ser un tributo aprobado vía Presupuestos Generales del Estado (PGE) a convertirse en una tarifa con la que Adif pueda optimizar el uso de la infraestructura”, señalan.

Apoyo de la CNMC

En Ilsa consideran que no están solos en sus peticiones. La propia Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) ha recordado en varias ocasiones que este mecanismo daría más flexibilidad al uso de las líneas de tren.

En este sentido, la compañía de capital italiano y español considera que el organismo regulador debería tener “una capacidad de decisión real sobre la metodología y fijación de cánones”, remarcan las mismas voces consultadas.