Patrocinado por

Juan Roig: “Mercadona tiene un problema de calidad”

El presidente de la cadena de supermercados admite que los productos de la marca Hacendado deben mejorar: "algunas empresas de la competencia lo hacen mejor"

Juan Roig (en el centro de la imagen con su equipo directivo), presidente de Mercadona, durante la presentación de los resultados de 2020. EFE/Ana Escobar

Mientras en el sector de la distribución se augura una inminente guerra de precios tras el boom del consumo generado por el coronavirus, Juan Roig tiene la mente ocupada en otros quehaceres. Fiel a su estilo informal ante los medios de comunicación, el presidente de Mercadona señaló este martes en la presentación de los resultados de 2020 que su guerra es la de la calidad; una batalla, además, en la que va perdiendo frente a la competencia.

El directivo fue claro: “Mercadona tiene un problema de calidad”. Por ello, la compañía perdió medio punto de cuota de mercado en 2020 y cerró el año con un 26,4% del pastel. “Nos ha perjudicado la caída de turistas, la migración de las tiendas fuera del centro, pero la razón esencial fue que algunos de nuestros competidores lo están haciendo mejor que nosotros en temas de calidad”, admitió.

El dirigente incluso se atrevió a detallar las dificultades. “Hemos mejorado mucho la sección de carnes, pero tenemos que mejorar los frescos, los pescados y los productos de horno”. “Además, también tenemos problemas con algunos artículos de la marca Hacendado”, lamentó.

La conclusión de Roig fue clara: “Nos hace falta más calidad”. Y hasta no lograr incrementar los estándares tanto en España como en Portugal los proyectos de expansión internacional o adentrarse en una guerra de precios con la competencia son ideas que están descartadas.

Los esfuerzos del comité de dirección se centran pues en encontrar proveedores que eleven el nivel del surtido de Mercadona. “Jamás pensé que fuera tan complicado”, ironizó Roig. Con 1.500 millones de inversión prevista para el ejercicio 2021, por dinero no será. La empresa está inmersa en una transformación para la que destinará hasta 10.000 millones en siete años para adaptarse a las necesidades del futuro.

Más deberes para Mercadona: la venta ‘online’ es solo el 1% del total

Roig volvió así a protagonizar otro momento de autocrítica parecido al de 2017, cuando admitió que la página web de Mercadona “era una mierda”. Con formas más comedidas volvió a ser igual de sincero. Y aunque en 2020 las ventas del negocio online se duplicaron, todavía representan apenas el 1% del total de la facturación de los supermercados.

En un ejercicio en el que los ingresos totales ascendieron el 5,5% hasta los 26.932 millones y las ganancias escalaron el 17% hasta los 727 millones, las nuevas tendencias de consumo apenas dejaron huella en los ingresos de la empresa. La facturación a través de la web de Mercadona fue de 176 millones de euros en 2020 repartidos en 1,2 millones de pedidos. “La mejor noticia es que la venta en internet ya es rentable”, celebró el dirigente.

“Ahora tenemos una de las mejores webs en las regiones en las que se puede comprar online, en las otras…”, zanjó el directivo. Activa en Barcelona, Madrid y Valencia, la venta por internet ya representa un 4% del total en las tres zonas. Sin embargo, el servicio no está ni siquiera disponible en el 100% de la provincia. Todavía hay zonas dentro de las regiones a las que no se abastece desde las colmenas.