Miquel Roca, el abogado de los mil consejos de administración, dispara beneficios en su bufete

El despacho de abogados Roca Junyent ganó en 2021 235.084 euros, un 60% más que el año anterior

Miquel Roca, al frente del bufete Roca Junyent./EFE

Sea en política, como abogado o desde la asesoría mercantil, pocos han tenido una carrera tan fructífera como Miquel Roca Junyent. Y eso le ha reportado una buena suma de dinero, tanto como miembro de los consejos de administración de algunas de las principales compañías del Ibex-35, como a la cabeza del bufete que lleva por nombre sus apellidos.

El que fue político convergente cercano a Jordi Pujol dejó las funciones ejecutivas del despacho de abogados en 2017 en manos de su hijo, Joan Roca, aunque permaneció en la compañía como socio y presidente de la junta. Entonces, la firma pasaba por un momento delicado. No fue así en 2021, cuando Roca Junyent disparó los beneficios casi un 60% en un año hasta ganar 235.084 euros en 2021.

Según consta en las cuentas anuales presentadas por la compañía en el Registro Mercantil, el bufete de abogados generó ingresos por un importe de 26 millones de euros el año pasado, tras registrar una cifra de negocio de 25 millones en 2020. La mayoría de esa cantidad se destinó a cubrir los gastos de personal y de explotación, hasta que obtuvo estas ganancias de más de 200.000 euros.

El ejercicio de 2021 se mantuvo “estable” con un “leve aumento de ventas” gracias a sus “servicios jurídicos integrales”, lo que permitió a Roca Junyent preservar “un ritmo constate y activo” en muchas de sus especialidades, según afirma la compañía en sus cuentas. La empresa atribuye la buena situación, también, a la internacionalización del grupo, además de un “seguimiento exhaustivo de los gastos”.

Entre los principales bufetes en poco tiempo

Miquel Roca regentó el bufete durante más de 20 años y logró colarlo en poco tiempo entre los grandes nombres de la abogacía española, junto a firmas como Cuatrecasas y Garrigues. Mientras estos sufrían los efectos de la crisis de 2008, la entonces joven compañía alcanzó en 2010 una alta facturación de 33,4 millones de euros. El rápido éxito del despacho fue causado, en parte, por la capacidad de influencia del constitucionalista.

A medida que la figura del ex político convergente perdía visibilidad y capacidad de atracción, el negocio empezó a ir a peor. Pasado ese pico en 2010, los ingresos bajaron un 20% hasta los 26,9 millones en 2016.

Desde entonces, la gestión de su hijo ha conseguido mantener una “positiva evolución” año tras año, según afirman en las cuentas más recientes. El bufete ha conseguido revertir esta crisis con una “alta captación” de socios, profesionales y colaboradores en general, una “organización interna fuerte y consolidada” y una gestión “prudente de riesgos, compromisos de pago y endeudamiento”, entre más factores.

En consejos del Ibex

La firma de servicios jurídicos fundada en 1996 no es la única fuente de la que bebe Miquel Roca. Aunque en los últimos años ha rebajado su perfil, el abogado se ha sentado en las mesas de los conejos de compañías como Abertis, el Banc Sabadell, Endesa, ACS o Aigües de Barcelona. Un consejero de la gestora de autopistas recibía anualmente 130.000 euros en 2017, cuando dejó de cotizar en España, mientras que los de la entidad bancaria ingresaron unos 100.000 el año pasado.

Actualmente, las compañías siguen tras la influencia y el conocimiento del amigo del rey Joan Carlos, quien fue abogado de la infanta Cristina durante el caso Nóos. Roca continúa siendo secretario no consejero del Sabadell, Abertis y Werfren, la farmacéutica dela familia Rubiralta; y mantiene un puesto de consejero en la gestora del agua. En Endesa, dejó el cargo en abril del año pasado, cuando se llevó 87.000 euros, según las cuentas de la energética. De haber renovado, podría haber recibido más de 260.000 euros a finales de año.

Avatar