Telefónica cierra este jueves el plazo para sumarse al plan de bajas voluntarias

La plantilla encara las últimas 24 horas para solicitar la salida con la duda puesta en si se alcanzará el cupo de 2.980 personas negociado con los sindicatos

CCOO exige a Telefónica que los desplazamientos de plantilla sean voluntarios. En la imagen, una mujer pasea junto a la sede de Telefónica.

Telefónica encara la recta final en su plan de bajas voluntarias. Los empleados disponen de tiempo hasta este jueves, 20 de enero, para presentarse como candidatos a abandonar su puesto con las condiciones económicas fijadas en la negociación que ha mantenido la compañía con los sindicatos. En apenas 24 horas, se revelará si se ha cubierto el cupo previsto.

Tras varios tiras aflojas entre la dirección de la empresa y los representantes de Comisiones Obreras y de UGT, finalmente el plan de bajas se cerró con un volumen máximo de 2.980 salidas. Eso sí, el número de candidatos para abandonar el puesto asciende a una bolsa de 4.532 empleados. Todos nacidos a partir de 1967 y con al menos 15 años de antigüedad.

Este último día se antoja como una fase clave para tratar de acercarse al número establecido, algo que se antoja complicado a tenor de las últimas actualizaciones. UGT comunicó el pasado 12 de enero que para entonces se habían apuntado al plan de bajas ya las primeras 1.513 personas.

La duda pasa por si finalmente se podrá cubrir el objetivo de las 2.980 bajas. Un número que ha ido creciendo paulatinamente en las negociaciones sindicales, en las que también se han arañado otras mejoras de las condiciones de salida o se ha permitido ingresar al grupo a puestos que la compañía había vetado inicialmente.

Telefónica aclara las condiciones de la salida de los trabajadores

Una vez que el contador termine, la empresa pondrá ya en marcha el procedimiento para materializar las salidas, así como la devolución de los materiales informáticos que se utilizan ahora en el domicilio como parte del proyecto de teletrabajo que se tuvo que actuar a raíz de la pandemia.

En la última reunión también se limaron algunos de los flecos de las salidas. Por ejemplo, tanto las vacaciones como las libranzas pendientes se deberán disfrutar antes de que el empleado abandone la empresa. Solo se contemplarán excepciones en forma de compensación por «causas derivadas de la atención al servicio» que estén acreditadas.

Avatar