Unicaja cubrirá todas las salidas del ERE: las solicitudes superan las 1.600

A solo unos días de acabar el plazo de adhesiones, se superaría en 135 personas la cifra de salidas pactada entre el banco y los sindicatos en el acuerdo del ERE

El ERE de Unicaja también se cerrará con sobredemanda, como ha ocurrido en el resto del sector. Unos 1.648 trabajadores del banco malagueño -que ya cuenta con la plantilla de Liberbank integrada- se han acogido al Expediente desde el pasado 15 de diciembre, lo que supone superar la cifra de salidas pactada.

El banco y los sindicatos acordaron que el despido colectivo afectaría a un mínimo de 1.314 personas y a un máximo de 1.513. Con la cifra aportada este martes por los sindicatos se superaría en 135 personas la cifra más alta, es decir, se cubrirá todas las bajas y por tanto, todas serán voluntarias.

Sin embargo, esta cifra puede seguir aumentando porque el plazo de adhesiones estará abierto hasta el 15 de enero. Después, Unicaja tendrá un mes más para aceptar o rechazar las solicitudes, así que a mediados de febrero los trabajadores sabrán si se marcharán o no con el ERE.

Las salidas no serás inminentes, la entidad debe comunicar a cada empleado con un preaviso mínimo de 30 días de antelación cuando será la fecha de extinción del contrato. La mayoría de salidas se prevén este año, pero el plazo de ejecución se extiende hasta diciembre de 2024 y por tanto puede haber salidas hasta ese momento.

El orden de prelación determinará quienes serán los primeros en dejar el banco, los sindicatos calculan que en la primera oleada saldrán los empleados que tengan una edad cercana a la jubilación, ya que actualmente hay en plantilla 1.380 personas de entre 54 y 62 años.  

Según lo pactado, primero se atenderán las solicitudes de los mayores de 63 años, después la de los de 59-63 años. En tercer lugar, al colectivo de 55, 56, 57 y 58 años; luego a los de menos de 50 años, seguidos de los de 54 años y finalmente a los trabajadores de más de 50 años y menos de 54 años. 

En el acuerdo del ERE también se pactó el cierre de 395 oficinas, pero de momento el banco que preside Manuel Azuaga no ha especificado cuándo empezarán. Una vez se produzcan, la red estará formada por 989 sucursales. Este jueves se celebrará la segunda comisión de seguimiento del ERE, donde se espera conocer más detalles.

Este mes también habrá novedades respecto a las condiciones económicas de la plantilla que se queda en el banco después del ERE, casi 8.000 personas. Está previsto que el banco y los sindicatos vuelvan a reunirse este enero para crear un modelo retributivo único para todos los trabajadores de Unicaja tras la fusión con Liberbank el pasado verano.

El objetivo es que las condiciones que se acuerden garanticen que ningún trabajador -con independencia de su origen- tenga un salario inferior al que tiene actualmente. Las partes se han comprometido a cerrar un acuerdo antes de que finalice 2022.

Unicaja ahorrará 97 millones cada año

El ERE acordado entre Unicaja y la representación laboral costará 368 millones de euros y permitirá al malagueño unos ahorros estimados de 97 millones de euros al año. De media, la salida de cada empleado costará 243.000 euros. 

Las cifras con las que indemniza cada banco a sus empleados han variado mucho en los ERE de la banca del último año. Caixabank pagará de media por cada salida casi 300.000 euros, BBVA unos 245.000 euros y Banc Sabadell, 167.601 euros. 

Estos tres ERE han acabado con sobredemanda, como ocurrirá con el de Unicaja Banco. Esto supone que habrá más personas que han solicitado salir del banco que plazas para irse. En concreto, ha habido 7.500 personas que han pedido marcharse en las otras entidades y no han podido.