Bankia recomienda al gobierno que active la privatización en el 2017

stop

José Sevilla prevé el incremento de los intereses el próximo año, momento propicio para la venta. La entidad retrasa la devolución de las ayudas

José Sevilla, consejero delegado de Bankia

Madrid , 26 de octubre de 2016 (14:45 CET)

La privatización de Bankia podría iniciarse en 2017, año durante el que los altos ejecutivos de la entidad esperan el repunte de los intereses. El número dos del grupo, José Sevilla, considera que habrá "varias ventanas", que podrían facilitar la venta. De sustanciarse la operación, se alcanzaría una de las metas tanto de la cúpula como del Estado, que mantiene una participación superior al 60% a través del fondo de rescate FROB.

"Es bueno que continúe la privatización de Bankia en la línea de las recomendaciones de Europa. Al margen de la opinión del principal accionista (el Estado), nuestra intención es continuar con la mejora de la rentabilidad haya o no haya privatización", explicó Sevilla este miércoles en la presentación de resultados de Bankia del tercer trimestre del año.

La entidad ha presentado un beneficio de 731 millones de euros en los primeros nueve meses del año, el 14,5% menos que el año pasado. Pese a la reducción de beneficios por los bajos intereses y el euríbor en negativo, Bankia ha presentado unos resultados que satisfacen a su cúpula. Asegura contar con las ratios de eficiencia más altas de España, a pesar de la caída durante los últimos meses.

Las devoluciones, a ritmo lento

El Estado inyectó unos 22.500 millones de euros en las ayudas recibidas tras la quiebra del banco y el proceso de reestructuración bancaria. Hasta ahora, se han devuelto más de 4.000 millones pero las demandas por la salida a bolsa han retrasado la devolución de las cantidades comprometidas.

Bankia también anunció cambios en la política de acumulación de capital a partir del próximo año. La entidad ha acumulado un capital por encima del 13%, una cifra superior a las exigencias del regulador.  "Probablemente es malo tener tanto capital. Tenemos que darle una vuelta a la política de capital", ha explicado Sevilla, mano derecha de José Ignacio Goirigolzarri.

La entidad también debe afrontar la posible fusión con Banco Mare Nostrum (BMN), una operación que desde el punto de vista industrial tiene sentido, pero que no se sabe si ocurre lo mismo "desde el punto de vista financiero". 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad