El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu y el consejero delegado, Jaime Guardiola. EFE

BBVA saca partido al divorcio de Gilinski y Banco Sabadell

stop

El banco se toma un respiro en bolsa tras la venta al grupo colombiano del banco en Paraguay, que le valdrá para reforzar su solvencia

Madrid, 08 de agosto de 2019 (10:00 CET)

BBVA acoge positivamente en bolsa este jueves, con una subida de un punto porcentual y rompiendo cuatro sesiones consecutivas de números rojos, la venta de su banco en Paraguay. Este miércoles por la noche, con el mercado cerrado, la entidad adelantó que había alcanzado un acuerdo para desprenderse de un 100 por 100 del capital social de BBVA Paraguay y que el comprador era Banco GNB Paraguay, filial del colombiano Grupo Financiero Gilinski, por 270 millones de dólares (241 millones de euros).

El grupo financiero Gilinski es un viejo conocido de la banca española, ya que fue uno de los accionistas de referencia de Banco Sabadell, del que llegó a ostentar un 7% del capital, y fue vendiendo su participación poco a poco hasta desaparecer. El divorcio entre los ex socios fue una realidad completa, cuando el banco presidido por Josep Oliu se desprendió del 4,99% que controlaba de GBN Sudameris el pasado mes de marzo. Los colombianos ahora se han acercado a BBVA, aunque no parece que la operación tenga otro tipo de contrapartidas, como si sucedía con la entidad con sede en Alicante.

De acuerdo con EFE, se espera que BBVA cierre de la operación este año, después de obtener el visto bueno de las autoridades pertinentes. El cierre de la operación espera la autorización regulatoria de las autoridades competentes, pero se estima que se efectúe en el último trimestre de este año. Con la operación, BBVA obtendrá una plusvalía neta de impuestos de unos 20 millones de euros (unos 22 millones de dólares), con lo que espera un impacto positivo en el ratio de capital de máxima calidad CET 1 Fully Loaded de cerca de cinco puntos básicos. 

Durante la presentación de resultados semestrales, la entidad adelantó que ya había logrado colocar su ratio de capital de máxima calidad en el 11,52%, dentro del rango objetivo del 11,5% y el 12%, por lo que la operación le ayudaría a consolidar este índice, en un entorno de mayor exigencia de solvencia y bajo presión por el Caso Villarejo.

BBVA y la polémica por Villarejo

Además de por la operación de venta en el exterior, este miércoles también se conoció que la entidad financiera presidida por Carlos Torres retribuyó con más de 300.000 acciones al que fuera el jefe de control interno de BBVA hasta la semana pasada, Eduardo Arbizu, que formaba parte del banco desde el arranque de la década del 2000 y trabajó codo con codo con Francisco González, ex presidente de la entidad financiera.

El relevo en el puesto se produjo justo después de que el banco fuera imputado por la Audiencia Nacional para estudiar el tipo de relación laboral que existía entre la entidad y la empresa del Comisario Villarejo, Cenyt, que presuntamente, podría haber realizado escuchas ilegales a petición del banco.

Durante la rueda de prensa de resultados, el consejero delegado de BBVA, Onur Genç negó cualquier tipo de impacto en el negocio por la crisis, si bien reconoció que podría estar repecutiendo negativamente en su reputación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad