BPI aprieta a Caixabank antes de aceptar la opa

stop

El banco luso considera oportuna la oferta pero alerta de que el precio ofrecido, de 1,11 euros por acción, es bajo

Una de las torres de Caixabank en Barcelona

Barcelona, 18 de mayo de 2016 (08:14 CET)

El Consejo de Administración del Banco Portugués de Inversión (BPI) considera "oportuna" la oferta pública de adquisición (opa) de Caixabank, aunque cree que el precio (1,11 euros por acción) no refleja el valor real de la entidad y pide casi un 40% más.

"El Consejo de Administración considera que la oferta de Caixabank es oportuna", expuso el banco en un comunicado difundido en la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) de Portugal.

Permite "crear un cuadro que aumenta el abanico de alternativas para solucionar el actual incumplimiento de BPI de los límites de los grandes riesgos causados por la exposición de BFA (filial del BPI) a la deuda pública angoleña", agregó.

La entidad financiera, la quinta de Portugal por activos, respaldó esa oferta porque Caixabank es "una institución financiera de gran credibilidad, accionista del BPI desde 1995".

El banco español que preside Isidro Fainé, que ya controla el 44,1% de BPI, pretende hacerse con el 100% de las acciones en su segundo intento de compra de la entidad portuguesa en un año (en 2015 ya lanzó otra opa).

Un matiz importante

El BPI, sin embargo, matizó que establecer el precio de la opa es "particularmente difícil" debido a las circunstancias extraordinarias en las que la operación se desarrolla, entre las que citó los potenciales costes al sistema financiero luso por los colapsos del Banif y del Banco Espírito Santo (BES).

El cálculo elaborado por el Consejo de Administración se sitúa en 1,54 euros por título, un 38% más que lo ofrecido por Caixabank. De los once administradores del banco luso, nueve aún no han tomado posición respecto a la opa y dos se han opuesto.

La operación del banco catalán podrá servir para que BPI reduzca su exposición a Angola y evite así una elevada sanción de Bruselas, sin tener que pactar con su accionista angoleña Isabel dos Santos, con la que no se puso de acuerdo.

Pendiente de los límites de voto

Debido a los riesgos de multa a BPI, que podría afectar al sistema financiero de Portugal, el Gobierno luso ha intentado allanar el camino de Caixabank al aprobar una ley que elimina los límites de voto.

BPI ha estado protegido por unos límite de voto (hasta el 20%) que, por ejemplo, había frustrado la anterior opa de Caixabank, pues no hubo quórum con la accionista Dos Santos.

La propuesta de la entidad catalana ahora es de 1,113 euros por acción, lejos de los 1,329 euros que ofreció en febrero de 2015, lo que supone que valora a BPI en torno a 1.600 millones de euros, 300 menos que hace un año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad