Oficinas de Barclays y Caixabank en Madrid, este verano cuando se anunció la compra

Caixabank mitigará el ajuste laboral en Barclays

stop

Los despidos pasarían de 1.120 a entre 800 y 900 gracias a los traslados y las prejubilaciones; el banco argumenta que el negocio minorista está en pérdidas

desde Madrid, 18 de enero de 2015 (20:00 CET)

Caixabank calcula que podrá mitigar en hasta 300 despidos la reestructuración de la plantilla española de Barclays, unidad que acaba de adquirir por 802 millones de euros. Los traslados y las prejubilaciones reducirían las salidas forzosas de 1.120 a entre 800 y 900, según las previsiones con las que trabaja la entidad catalana y que habrían sido puestas en conocimiento de los sindicatos este viernes.

En todo caso, el recorte será drástico y alcanzará a prácticamente la mitad de la plantilla (compuesta de 2.297 personas). Se concentrará en los servicios centrales de la antigua filial del banco británico, con 721 profesionales adscritos a la sede madrileña. El pasado jueves, la dirección y los sindicatos presentes en Barclays (CCOO y UGT) se reunieron para abrir la ronda de negociaciones.

Durante el encuentro se comunicó oficialmente la cifra de puestos redundantes (los 1.120 mencionados) y se explicó a los representantes de los trabajadores que la reestructuración se llevará a cabo por la existencia de causas económicas, organizativas y de producción. El recorte de puestos de trabajo es necesario, según los directivos, para recuperar la rentabilidad del negocio, por ahora en pérdidas.

Indemnizaciones

Los sindicatos argumentaron, sin embargo, que Barclays en España no es un banco rescatado, a diferencia de los otros que ha integrado La Caixa (como Banco de Valencia o Banca Cívica), y que, por tanto, exigirán un volumen de indemnizaciones sensiblemente superior. Durante los próximos días, a medida que avancen las negociaciones, se establecerá en cuánto se reducen los despidos planteados inicialmente y con qué apoyo económico se firmarán.

El acuerdo debería estar rubricado el 26 de febrero, fecha en la que los órganos de gobierno de Caixabank tienen previsto ver y dar luz verde al pacto. El calendario fija que el negocio minorista y de banca privada de Barclays en España esté totalmente integrado en el grupo barcelonés el 1 de mayo. Los sistemas y las operativas de los clientes se migrarán coincidiendo con el puente del día del trabajador.

Medio millón de nuevos clientes

Por ahora, Barclays se gestiona como una filial de Caixabank con identidad y negocio propio, aunque los usuarios ya pueden, por ejemplo, usar gratuitamente la red de cajeros del grupo catalán. Una vez culminada la absorción, Caixabank sumará 500.000 nuevos clientes, 29.000 millones en activo y se colocará a la altura del Santander en el segmento de banca privada. El volumen de negocio se administra en 260 sucursales, aunque algunas de ellas cerrarán.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad