CatalunyaCaixa insiste en las exportaciones como vía de crecimiento

stop

Tarragona resiste mejor a la recesión gracias a la industria petroquímica

07 de noviembre de 2013 (18:04 CET)

Hace un año, España estaba inmersa en la segunda recesión desde el inicio de la crisis. Una situación que se ha superado en el tercer trimestre del año. Las exportaciones ha sido la palanca que ha tirado del carro de la recuperación. Por ello, CatalunyaCaixa ha vuelto a insistir en que la internacionalización debe ser el pilar al que encomendar la recuperación.

El catedrático de Economía de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Josep Oliver, ha presentado el anuario comarcal económico elaborado por la entidad catalana. La tesis principal sostiene que la demanda exterior “salvará” la economía catalana y relegará al consumo interno, pese a su incipiente recuperación.

Industria petroquímica, pilar económico

El sector de la construcción protagonizó el boom económico en la costa catalana. Durante más de una década, centró el crecimiento productivo y ocupacional. Pero cinco años después, la crisis ha alterado ese modelo. “No es un proceso de reequilibrio, pero sí que es verdad que el litoral ha caído sensiblemente”.

Las comarcas metropolitanas de Barcelona cedieron en 2012 el 4,12% de su PIB. Por el contrario, el Camp de Tarragona tan sólo ha caído el 0,33%. Esta última comarca ha sido la que mejor ha resistido a la recesión. La industria, principalmente petroquímica y refinerías, ha sido su tabla de salvación.

En el sureste de Catalunya se concentran grandes compañías como Basf o Repsol. Empresas que encaran con más facilidad las crisis económicas al no tratarse de un sector procíclico como el de la construcción.

Recuperación del litoral

En 2012, la tasa de crecimiento interanual del Camp de Tarragona fue del -0,5%, mientras que en Barcelona y su área metropolitana, del -1,31. En comarcas centrales de Lleida, la cifra ha rozado el -2,6%.

Oliver ha explicado que no se trata de un nuevo modelo económico, en el que el Tarragonés y su industria del sector secundario arrastran al resto del territorio. “No son motores de crecimiento, sino que de menor caída”, ha puntualizado. El catedrático augura que en 2014, la zona de máximo crecimiento volverá a abarcar desde Tarragonés hasta el Maresme (Barcelona).

Esta recuperación del litoral como motor económico vendrá de la mano de las exportaciones y del sector turístico e industrial. Territorialmente, los mejores posicionados serán los estén abiertos a la internacionalización, como ha reiterado el académico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad