Luis de Guindos y Christine Lagarde, números 2 y 1 del Banco Central Europeo. EFE/Olivier Hoslet

De Guindos pone otra piedra en el camino de la banca

stop

El vicepresidente del BCE mantiene la presión sobre el sector, tras dudar de su rentabilidad y volver a insistir en que refuercen la solvencia

Madrid, 06 de noviembre de 2019 (16:07 CET)

Después de que las entidades bancarias hubiesen recuperado en bolsa los daños sufridos tras la presentación de resultados y de que, en general, remontasen en los últimos meses para tapar en parte su retroceso anual, las declaraciones del vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, sobre la rentabilidad del negocio bancario, han provocado una alta volatilidad en los valores bancarios, de acuerdo con Finanzas.com.

De Guindos ha advertido hoy que las incertidumbres que rodean a la economía abren paso a las perspectivas "más desoladoras e inciertas" para las entidades y pueden "crear tensiones en la rentabilidad". Para el segundo a bordo del BCE es "legítimo" cuestionar si el sistema bancario tiene un colchón de capital "suficientemente grande que pueda ser liberado".

En la inauguración de un foro en el BCE sobre el futuro de la supervisión bancaria también estaba presente el presidente de la Asociación Española de Banca, José María Roldán, quien tampoco ayudó con el análisis de que el mercado todavía percibe riesgo y no es seguro. Para Roldán este hecho se produce por la baja rentabilidad y la incertidumbre respecto a los requerimientos de capital, "por el temor a unos requerimientos de capital más elevados".

De las ganancias a las pérdidas

Los inversores se han tomado mal estas palabras y las entidades cotizadas -Banco SantanderBBVACaixaBankBankiaBankinterSabadellUnicaja y Liberbank- han pasado de las ganancias a las pérdidas en la sesión bursátil. En las que tienen presencia en el Ibex 35 el cambio de desempeño ha sido profundo ya que se han colocado entre las peores del selectivo mientras que durante la mañana lideraban el indicador madrileño y lo colocaban sobre los 9.400 puntos.

En los últimos días, las autoridades parecía que habían relajado sus discursos sobre los requisitos de capital -incluso siendo benévolos con las siguientes reformas de capital-, pero el BCE, que supervisa a los mayores bancos de la zona euro (en España a todos los cotizados) ha retomado el discurso duro.

Los requisitos de solvencia pueden poner en riesgos políticas como la de retribución a los accionistas. El Banco de España, de hecho, a través de la subgobernadora, Margarita Delgado, ha insistido en varias ocasiones sobre la conveniencia de aprobar pagos en acciones en vez de en efectivo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad