De Guindos quiere que la banca tape su agujero inmobiliario con beneficios propios

stop

PROBLEMA DEL LADRILLO

Luis de Guindos en el Ministerio

05 de enero de 2012 (09:24 CET)

España vuelve a ser este jueves portada de Financial Times después de que el nuevo ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, declarara al corresponsal británico en Madrid que las provisiones que necesita el sector bancario español deberán ser de 50.000 millones, el equivalente nada menos que a un 4% del PIB. El ministro ha explicado que los bancos y cajas pueden obtener esa cantidad a través de sus propios beneficios y en varios años. Guindos ha considerado necesario que los bancos limpien sus balances sin afectar a la tesorería pública.

Contra el 'banco malo'

"En la mayoría de los casos los propios bancos puede acumular las provisiones necesarias de sus beneficios, algo que podría hacerse no en un solo año sino en varios". Los activos inmobiliarios (vivienda y suelo) del sector financiero español ascienden a 338.000 millones de euros de los cuales aproximadamente 176.000 podrían considerarse problemáticos, según el Banco de España. Un tercio de esta cantidad ya está provisionada. Los 50.000 millones suponen una devaluación de activos del 28%.

"Tenemos un problema inmobiliario en España, pero es manejable. Esto no es Irlanda, es una magnitud completamente diferente". El déficit presupuestario irlandés cuando tuvo que rescatar a su banca ascendió a unos 100.000 millones de euros en una economía diez veces más pequeña. 

Control a las autonomías


En lo referente al sector público, Luis de Guindos también anunció que el Gobierno aprobará en marzo una nueva Ley que establecerá "estrictos instrumentos de control" sobre los presupuestos de las comunidades autónomas. Algunas como la Comunidad Valenciana están dando signos de encontrarse muy cerca del default.

Guindos ha asegurado que con esta ley se buscara "que antes de aprobar los presupuestos, los gobiernos regionales necesiten la 'luz verde' del Ejecutivo central". Asegura que "las dificultades de liquidez representan verdaderamente una oportunidad para imponer duras condiciones y medidas en términos de frenar los déficits de las regiones".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad