Deutsche Bank se blinda contra los vaivenes de sus inversiones españolas

stop

Entre OHL, el Sabadell y Amadeus suma 360 millones de títulos, actualmente valorados en 1.400 millones de euros

Imagen de la sede de Deutsche Bank en Alemania

Madrid, 23 de febrero de 2016 (01:00 CET)

En las últimas semanas, en medio de la aparente crisis de solvencia por la que viene transitando tras cerrar el pasado ejercicio con unas pérdidas de 6.700 millones de euros y las dudas para hacer frente a próximos vencimientos de emisiones de bonos convertibles, el Deutsche Bank está tratando de superar el bache.

Lo ha hecho lanzando mensajes para intentar acabar con la incertidumbre que llevó su cotización a poco más de 13 euros el pasado 9 de febrero. Y, al menos de momento, acciones como la recompra de su propia deuda parecen haber amortiguado la que parecía avecinarse, con algunos analistas incluso llegando a comparar la situación, de manera excesivamente alarmista, con la caída de Lehman Brothers.

Inversión en OHL en la semana crítica

Coincidiendo con esos días negros en bolsa, la entidad alemana realizó el último de sus movimientos inversores en las empresas españolas del IBEX 35. Fue en OHL, la empresa presidida por Juan Miguel Villar-Mir.

Desde que en agosto de 2013 comunicara a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que su posición en esta compañía había bajado del umbral del 5%, no había informado de movimiento alguno. Lo hizo el pasado viernes 19 para apuntar que, una semana antes –la de la brutal crisis bursátil–, había nuevamente superado ese porcentaje.

Desglose de acciones e instrumentos financieros

Una superación relativa. Con la obligación que los inversores tienen, desde el pasado 13 noviembre de 2015 –fecha en la que entró en vigor la nueva Directiva de Transparencia que un mes antes había aprobado el Consejo Europeo–, de agregar la suma de derechos de acciones reales con las opciones de compra o venta, solo el 1,98% del capital del Deutsche en OHL, correspondiente a 5,9 millones de acciones, está realmente comprado y vale en bolsa unos 26 millones de euros.

Los restantes 10 millones de títulos en el grupo constructor los atesora la entidad alemana en instrumentos financieros. Con opciones de compra por 4,15 millones de acciones y de venta por 3,5 millones, en ambos casos con vencimientos finales el 31 de mayo de 2018. Antes, en julio de 2017 vencerían los contratos de cobertura de riesgos (swaps), por un total de 2,35 millones de OHL y, en febrero de 2018, otros 5.823 títulos de bonos canjeables.

Si suben, gana, y, si bajan, también

Con esta práctica de atesorar casi las mismas opciones de compra que de venta, lo que hace el Deutsche es cubrirse las espaldas. Si las acciones suben, gana, y, si bajan, también.

Cuando un inversor entra en esta operativa de opciones, sabe que se tiene derecho a comprar, pero no la obligación de hacerlo, mientras que el vendedor sí está obligado a vender si el comprador de la opción lo solicite. Si, como hace el Deutsche, ejerce de comprador y vendedor en OHL, los riesgos ilimitados que suponen las opciones de venta se quedan muy amortiguadas.

Mismas opciones, en compra y en venta

En la estrategia seguida por la entidad alemana en OHL, las opciones de compra son ligeramente superiores a las de venta. No sucede lo mismo ni en el Banco Sabadell ni en Amadeus, las otras dos empresas del IBEX-35 en las que el Deutsche ha movido los hilos en este mismo sentido en los últimos meses. En estas dos entidades, las opciones que atesora, en uno u otro sentido, son las mismas.

En el banco presidido por José Oliu, hablamos de 110 millones de títulos, mientras que en el proveedor de soluciones tecnológicas para viajes son 9,9 millones de acciones metidos en instrumentos financieros a futuro, tanto en compra como en venta.

300 millones de acciones del Sabadell en opciones

En su última comunicación a la CNMV, a finales del pasado mes de noviembre, el Deutsche aseguraba poseer 23,2 millones de títulos de la entidad vallesana. Los restantes más de 295 millones de acciones se repartían, a partes iguales, en opciones de compra y de venta, el 4% del capital del Sabadell, con vencimientos finales, en ambos casos, el próximo 13 de septiembre.

Para cubrir estas opciones, la entidad alemana tiene coberturas con swaps sobre 75,7 millones de acciones, que vencen en enero de 2018, y un pequeño lote de 108.008 títulos de derechos de recompra.

En Amadeus, el Deutsche efectuaba su primera comunicación al regulador el pasado 14 de diciembre, para certificar que contaba con 3,76 millones de títulos, actualmente valorados en 137 millones, y otros 19,8 millones (9,9 millones en opciones a compra y otros tanto en venta) con un vencimiento final para el próximo 24 de junio. Además, de una cobertura de 116.518 acciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad