El rescate financiero, trampolín del despegue económico de Rajoy

stop

FUTURO ECONOMÍA ESPAÑOLA

José Carlos Díez, Juan Ignacio Crespo y José García Montalvo

Barcelona, 06 de marzo de 2015 (22:32 CET)

"Evitar el rescate fue la gran medida de política social de la legislatura". Mariano Rajoy repetirá ese principio en los próximos meses y hasta las elecciones generales. Esa frase la pronunció en el debate sobre el estado de la nación en el Congreso la pasada semana. Y es el latiguillo de todos los dirigentes del PP: "no hubo rescate, se impidió el rescate, fue la decisión más valiente..."

Con ello se trata de dejar claro que España no es ni ha sido en ningún momento un problema para la Unión Europea como lo es ahora Grecia. Y eso explica los ataques del Gobierno del PP al Gobierno griego de Syriza.

Pero, sobre el rescate, ¿es cierto? No hubo un rescate "estricto", de toda la economía española, pero sí un rescate financiero, con una línea de crédito de 100.000 millones de euros, aunque el Ejecutivo español "sólo" tomó 40.000 millones.

Y eso, según los expertos consultados, "fue determinante". Lo fue porque permitió al Gobierno de Mariano Rajoy la liquidez necesaria para sanear el sistema bancario dañado. Y lo fue porque "España se comprometió con un programa de asistencia con contrapartidas", como se refleja en el memorando de entendimiento con la fecha en la que el Gobierno pidió la asistencia financiera externa, que implicó reformas necesarias.

Es lo que afirman, con matices y puntos de vista distintos, Juan Ignacio Crespo, José Carlos Díez y José García Montalvo.

España, sometida a la supervisión del programa de ayuda financiera

Rajoy evita esa cuestión, pero es clave, porque, además, ahora le permite exhibir un cierto músculo económico. La Comisión Europea acaba de publicar los informes sobre cada país, que analizan los desequilibrios macroeconómicos.

Sobre España puntualiza: "España dejó en 2014 de beneficiarse del programa de ayuda financiera para recapitalizar sus entidades financieras y actualmente está sometido, por un lado, a la supervisión posterior al programa de ayuda, y, por otro, a la del semestre europeo".

Fuentes de la Comisión aseguran que esa supervisión se mantiene, con el mismo equipo especializado en la economía española, y con un contacto constante con el Ministerio de Economía que dirige Luis de Guindos, y que ya ha anunciado que el Gobierno anticipará 1.500 millones de euros el 18 de marzo en el pago de la línea de crédito del rescate. Y señalan también que "los deberes se están haciendo bien, y que el resultado es un éxito para España".

La supervisión es ahora para toda la banca europea

El catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra, José García Montalvo, advierte de que ahora, con el proceso de unión bancaria en marcha, la cuestión del rescate "pierde trascendencia". Apunta que "todos los países de la zona euro están sometidos a una estrecha vigilancia, y en breve el BCE preguntará por todo a las entidades financieras".

Ahora bien, "es cierto que en 2012 lo que ocurrió es una ayuda financiera de las instituciones europeas en toda regla, con contrapartidas, con condiciones, ayudas por parte de una autoridad externa", sentencia. Rescate, por tanto.

Otra cosa es que esa ayuda haya tenido éxito. "Con gran probabilidad lo que se ha hecho con esa ayuda económica con los bancos dañados se hubiera hecho igual con dinero aportado por el Estado español, pero en ese momento fue determinante", añade García Montalvo.

Crecimiento sólido, tras perder el 8% del PIB

Con los datos del INE del último trimestre de 2014, --un aumento del PIB del 0,68% respecto al anterior trimestre-- se comprueba que España estaría creciendo en el último año un 2% del PIB, con una tasa media anual de 2014 del 1,4%.

En 2015 ese ritmo se incrementará, y podría estar cercano al 3%. Sin embargo, el Gobierno es consciente –otra cosa es que Rajoy lo difunda con profusión-- de que en los últimos seis trimestres se ha recuperado un 2,3% del PIB, pero del 8% que se perdió desde el inicio de la crisis.


El sistema financiero se recapitalizó y eso "es lo que cuenta"

El analista financiero Juan Ignacio Crespo no quiere caer en debates nominalistas. "Lo que hubo, exactamente, fue un medio rescate, de la banca, pero teniendo en cuenta que España, pese a las dificultades, todavía tenía acceso a los mercados".

Crespo va al grano. "Lo que contó es que se recapitalizó el sistema financiero y eso, para lo que ha ocurrido después, fue fundamental". Crespo, autor del libro Cómo acabar de una vez por todas con los mercados (Deusto), coincide ahora con el ministro Luis de Guindos sobre los años de crecimiento que le esperan a España, pero precisa que en la segunda mitad de 2016 y 2017 podría llegar una segunda recesión por la posible situación de la economía de Estados Unidos en ese momento, y de las economías de los países emergentes, que ya denotan una cierta fatiga.

Contra Garicano, por afirmar que fue un rescate

Rajoy sigue. Quiere que los españoles se convenzan de que se ha iniciado una recuperación, y que sea antes de las elecciones generales de finales de este año. ¿Rescate? Nada de nada. Él lo evitó, al despreciar los consejos de economistas como Luis Garicano, que se ha integrado ahora en el equipo de Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, que pedían ese rescate desde el Financial Times. Es lo que defiende Rajoy, y toda la dirección del PP, que actúa como un coro griego.

El economista y profesor de la Universidad de Alcalá, José Carlos Díez, lo ve con más nitidez. "Hubo rescate, la situación era terrible, y sólo ese rescate y el anuncio de Mario Draghi, --presidente del BCE-- de hacer lo que fuera necesario impidió el desastre, con una fuga de capitales de 250.000 millones, que se dice pronto".


La inacción de Rajoy

Eso ocurrió en junio de 2012. En los mismos días en los que Rajoy también estaba pendiente de la final de la Eurocopa entre España e Italia.

Díez cree que ahora Europa reacciona con mayor vigor para lograr el crecimiento económico, con el plan de inversiones impulsado por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y que Rajoy se podría beneficiar de ello. Pero, "¿Qué ha hecho él?, poca cosa", remacha.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad