El consejero delegado del Banc Sabadell, Jaume Guardiola. EFE/LP
stop

El consejero delegado de Banc Sabadell, Jaume Guardiola, admite sin rodeos que “ha sido un año complicadísimo”; pero ya vez luz al final del túnel

Madrid, 26 de octubre de 2018 (14:21 CET)

“TSB nos ha costado un pastón”. El consejero delegado de Banc Sabadell, Jaume Guardiola, contestaba ya sin ambages las preguntas de Economía Digital sobre el constante goteo de provisiones vertidas en el negocio del Reino Unido. “Le aseguro que ya está todo”. “Ha sido una operación muy difícil”. Los resultados a septiembre del Sabadell recogen un nuevo impacto por la crisis técnica y reputacional de la franquicia TSB.

Esta vez han sido 88 millones extra sobre un presupuesto, anunciado en el segundo trimestre, de 50 millones. La desviación, del 60%, será la última. No habrá ni un euro más para salvar los problemas de una integración absolutamente accidentada porque ésta se considera superada.

El mercado se lo cree. Aunque la semana no es la mejor para la banca, dada la paralización del mercado hipotecario en España por los líos del Tribunal Supremo, las acciones repuntaban en la franja del 6% minutos después de presentar el Sabadell sus cuentas ante el regulador (CNMV). La reacción también se explica con la confirmación de un dividendo de dos céntimos por acción.

La retribución extra se conoció horas antes que las cuentas del tercer trimestre. El grupo de Josep Oliu anota en ganancias netas 247,8 millones (-62%). El deterioro es muy similar al documentado en el segundo trimestre. Y a lo hecho, pecho. “Hemos sido un banco valiente”, remarcó Guardiola. El ejecutivo está convencido de que la buena etapa está a punto de empezar.

Los buenos momentos están por llegar

“Tenemos ahora una plataforma líder, que permite agilizar la entrega de productos; la marca TSB es sólida a pesar del impacto mediático de los últimos meses”: El negocio del Reino Unido “tendrá valor aunque es cierto que vamos con retraso”. Guardiola recordó a periodistas y analistas que otras fusiones similares “fracasaron”.

El consejero delegado está convencido de que TSB es una suerte de pera dulce “tras la limpieza de los últimos meses”. Asegura que hay “grandes” candidatos para ocupar la posición de consejero delegado de la filial. No puso sobre la mesa ninguna pista más. Solo que habrá novedades “pronto”.

Y aunque Economía Digital informó de que se busca un banquero local para ese puesto, Guardiola comentó, en un corro con periodistas al finalizar la presentación de resultados, que en el Reino Unido “son más abiertos que nosotros –entiéndase, los españoles— para nombrar primeros ejecutivos de otras nacionalidades”. “Luego suelen encumbrarles”. Ahí quedó el comentario, inocente o no, para quien quiso recogerlo.

La resolución de la crisis del TSB se completa a pocos meses del brexit. ¿Sale el Sabadell de una para meterse en otra? La entidad tiene su escenario construido. “Habrá pacto: se producirá una salida acordada”. Palabra de banquero.

El verdadero problema de las hipotecas

El Reino Unido no es el único mercado con incertidumbres. En España se suma al embrollo catalán la crisis morrocotuda de las hipotecas. Guardiola opina que no habrá retroactividad. Daba la sensación de que expresaba un deseo, pero enseguida razonó. “Es de sentido común”. “Alguien que cumple la ley –en referencia al sector bancario— no tiene que pagar las consecuencias de un cambio de criterio”.

Siguiendo este razonamiento, Guardiola orilló las preguntas que le invitaban a hacer público el coste exacto que tendría una posible retroactividad del impuesto de las hipotecas. E inmerso en su clásica espiral de coherencia, compartió otra reflexión para focalizar el problema.

“El verdadero enemigo de las hipotecas en España –dijo— no es el Tribunal Supremo, sino la mentalidad de los jóvenes a rechazar este tipo de compromisos de largo plazo”. Y hablando de créditos, el grupo financiero logró mejorar de septiembre a septiembre el saldo de sus operaciones. Crecieron el 3,1% (excluidas las operaciones derivadas de la morosidad).

"Un resultado potente"

Es uno de los parámetros que nos reconcilia con las cuentas del Sabadell. También crecen las comisiones y el margen de intereses (2,2%) y se reducen los activos problemáticos (-4,3%); por citar otros. Y es que si nos imaginamos hoy un Sabadell sin el TSB, sus resultados a septiembre habrían arrojado un beneficio el 8,8% superior.

Sería “un resultado potente y el mercado también lo cree”, valoró Guardiola. Y efectivamente, lo hubiera sido. Aunque otros pueden presumir un poco más.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad