José Antonio Álvarez y Ana Botín, consejero delegado y presidenta del Banco Santander
stop

En una primera reunión con los sindicatos, el Santander expondrá sus planes de reordenación pero no revelará muchos detalles del ERE

Barcelona, 05 de mayo de 2019 (12:00 CET)

El nuevo ERE de Banco Santander, revelado en exclusiva por Economía Digital y la revista INVERSIÓN, empezará a tomar forma este lunes 6 de mayo. La entidad presidida por Ana Botín y los sindicatos comenzarán esta semana que viene a negociar el expediente de regulación de empleo que se llevará a cabo a lo largo de 2019.

Los sindicatos prevén que el ERE afectará a unos 3.000 trabajadores y provocará el cierre de entre 1.000 y 1.200 oficinas, pero el Santander aún no facilita cifras exactas. La clausura de sucursales ya ha dado inicio y podría alcanzar las 80 oficinas con candado entre mayo y junio. Tampoco es público el objetivo de esta reducción de empleo.

El banco asume el ERE "con el mejor ánimo para que el proceso dure el menor tiempo posible", afirmó el consejero delegado José Antonio Álvarez. "Tenemos planes pero no los vamos a decir", agregó en una rueda de prensa, asegurando que todo "dependerá de las negociaciones". Ese día, se supo que la entidad ganó un 10% menos en el primer trimestre de 2019.

El ERE del Santander costará unos 900 millones

La entidad anunció el pasado 29 de abril que empezaría a negociar con los sindicatos el 6 de mayo al mediodía en una primera reunión sobre los despidos. En este primer encuentro expondrá sus planes de reordenación pero no detallará fechas, territorios o parámetros específicos bajo los que se vayan a efectuar las regulaciones.

Las razones del ERE están claras: la absorción de Banco Popular en noviembre de 2018 y la transformación tecnológica necesaria para afrontar los proyectos de la entidad. Por si fuera poco, los resultados del primer trimestre no fueron alentadores, por los costes de reestructuración en Reino Unido y Polonia, y ventas de activos.

A inicios de abril, Economía Digital reveló que el proceso de reestructuración le costará al Santander cerca de 900 millones de euros, destacando que el ahorro a largo también será importante. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad