La economía mundial corre el riesgo de decrecer sincronizada. Monumento al euro en Frankfurt.

Frenazo de la UE: la tormenta perfecta mutila su crecimiento

stop

La zona euro crece un 0,2% en el tercer trimestre de 2018 y se frena a niveles de 2014 por factores como el brexit, Italia y las guerras comerciales

Madrid, 30 de octubre de 2018 (14:04 CET)

El crecimiento de la zona euro se ralentiza a niveles de 2014. La desaceleración general de la economía se une con la incertidumbre generada por el brexit, la situación de Italia, los altos precios del petróleo y las guerras comerciales. Estos son algunos de los factores que explican el fenómeno. Así, en el tercer trimestre de 2018 el PIB de la eurozona solo subió un 0,2% frente al trimestre anterior, según datos publicados este martes por Eurostat.

Los analistas esperaban que el aumento fuera dos décimas superior, del 0,4%. En términos interanuales, el crecimiento de la eurozona fue del 1,7%, cinco décimas por debajo que el conseguido en el anterior periodo.

También la Unión Europea (UE) frena su crecimiento, con una subida del 0,3% en el tercer trimestre de 2018 frente al trimestre anterior y el1,9% en la cifra de año contra año. En 2017 el crecimiento frente al año previo en la UE fue del 2,1%​. Crecimiento del PIB de la zona euro y la UE. El porcentaje es sobre el trimestre anterior. Fuente: Eurostat

El frenazo del Producto Interior Bruto de la zona euro y la UE es en parte una ralentización natural por el desaceleramiento de la economía. Por ejemplo, en España la economía ha perdido dinamismo. Los datos de empleo, comercio, PIB e incluso turismo se ralentizan en su crecimiento. De hecho, organismos como el FMI, Banco de España, la AIReF o el centro de estudios BBVA Research han rebajado sus previsiones de crecimiento para España.

Una tendencia similar ocurre en otros países europeos. Se ha registrado moderación en el crecimiento de Alemania y Francia, lo que lastra la evolución global. Sin embargo, en el conjunto de Europa uno de los países que más preocupa es Italia. 

La situación de Italia y la incertidumbre por el brexit lastran el crecimiento económico de la UE

Además del estancamiento económico, el gobierno italiano ha aclarado en varias ocasiones que no va a regirse bajo los parámetros de la UE. Recientemente Matteo Salvini, el primer ministro de Italia, informó de que no iba a realizar modificaciones en sus presupuestos de 2019, después de que Bruselas los rechazara por primera vez en la historia.

También preocupa Reino Unido dentro de las fronteras. La incertidumbre por la salida de la UE de país anglosajón no ha hecho más que aumentar desde que se votara el referéndum en junio de 2016. De momento las negociaciones se encuentran estancadas y parece una posibilidad real que la salida se realice sin un acuerdo, lo que llevará a renegociar las relaciones con el país, incuídas las comerciales.

Guerras comerciales y aranceles

La guerra comercial entre Estados Unidos y China tiene repercusión a nivel global, y Europa no se libra. Los aranceles impuestos por ambos países también afecta a las exportaciones y al precio de las mismas, lo que refleja en una de las partes fundamentales del crecimiento de los países europeos. 

También se ha visto afectado el precio del petróleo -que ha llegado hasta los 80 dólares el barril- y la energía por las sanciones de Estados Unidos a países como Irán. De hecho, el encarecimiento de la energía es el principal motivo por el que durante los primeros ocho meses del año aumentó el déficit comercial del comercio español, que alcanza los 20.890 millones de euros hasta agosto de 2018, el 27,3% más que en el mismo periodo de 2017.

Otros motivos que explican la ralentización del crecimiento de la eurozona son la subida de tipos en EE.UU. -por segunda vez en el año-, la revalorización del dólar y el final del programa de compra de bonos y de los tipos de interés cero del BCE.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad