Las empresas del IBEX reparten 25.400 millones en dividendos en 2018. En la imagen, la Bolsa de Madrid. EFE

Las empresas adelantan su dividendo por miedo a la reforma de Sánchez

stop

Hacienda detectó un alza de casi el 30% en el cobro del reparto beneficios en 2018 para evitar la reforma fiscal de Sánchez, según la Agencia Tributaria

Economía Digital

Las empresas del IBEX reparten 25.400 millones en dividendos en 2018. En la imagen, la Bolsa de Madrid. EFE

Madrid, 26 de abril de 2019 (10:03 CET)

El plan presupuestario de 2019 de Pedro Sánchez contemplaba una reforma fiscal por la que aumentarían los impuestos de los dividendos. Tras el anuncio de las medidas en octubre, la Agencia Tributaria detectó que hubo "un adelantamiento del reparto de beneficios" de multitud de empresas a "los meses finales de 2018 para evitar el cambio en la tributación" previsto para el ejercicio 2019.

Así, la reforma fiscal -que finalmente no salió adelante- amenazaba con elevar el impuesto sobre las rentas del capital mobiliario, que afecta al cobro de dividendos, y con rebajar al 95% la exención sobre el reparto de beneficios de filiales en el extranjero. 

Hacienda ha tenido constancia de este fenómeno al evaluar las retenciones practicadas sobre las rentas del capital mobiliario que se aplican a los particulares que participan del reparto de beneficios de las empresas, según publica Cinco Días​.

En el primer mes de cada año, explican fuentes de la Agencia Tributaria, se retienen los dividendos cobrados en diciembre de las firmas cotizadas y los percibidos durante todo el cuatro trimestre del año anterior del resto de compañías.

La patronal empresarial CEOE asegura que hubo "preocupación" por las medidas

"En enero destacó el extraordinario crecimiento de cerca del 30% en las retenciones por rentas del capital mobiliario", según la memoria de recaudación del fisco. En concreto se retuvieron 730,19 millones de euros, la mayor cifra desde junio de 2012.

La Agencia Tributaria asume que la "explicación se encuentra en el cambio en la tributación del ahorro previsto en el proyecto de presupuestos para 2019 y que, de aprobarse, supondría la elevación del tipo para las bases del ahorro superiores a los 140.000 euros​".

“Esta posibilidad pudo suponer que parte de las rentas que en principio se preveían distribuir en 2019 se adelantasen a 2018”, concluye la Agencia Tributaria en su informe.

Esta explicación la confirman además, desde la patronal empresarial CEOE. "Hubo preocupación por esas medidas", explican y argumentan que "el anticipo de dividendos que se produjo a 2018 así lo indica".

Explican que el factor que más pesó en la decisión empresarial de adelantar el reparto fue el anuncio de que se rebajaría al 95% la exención sobre los beneficios de filiales en el extranjero. "Presentamos un documento en el que proponíamos que esta medida no siguiese adelante porque suponía una doble tributación", defienden. 

Las grandes empresas no lo adelantaron

En la práctica el fenómeno del anticipo de dividendos no lo protagonizaron las grandes compañías cotizadas, que han venido respetando sus calendarios habituales de reparto. Fueron por tanto las compañías ajenas a la bolsa las que más alteraron su ritmo de entrega de dividendos ante los cambios de la reforma tributaria.

Los datos preliminares de la Agencia Tributaria indican que el volumen de rentas asociadas al capital mobiliario sujetas a retención en el último trimestre de 2018 fue de 4.640 millones de euros, lo que supone un 16% más que el monto del mismo periodo del ejercicio anterior.

De cara a las elecciones de este domingo 28-A, tanto PSOE como Podemos abogan por impulsar las líneas maestras de la reforma tributaria que pactaron y un alza del impuesto a las rentas del ahorro, mientras Ciudadanos revisará las deducciones por sociedades y el PP apuesta por una rebaja del impuesto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad