La zona de estibadores del puerto de Barcelona sin actividad durante la huelga de 2017. EFE/Quique García

Los puertos españoles ya notan el impacto del coronavirus

stop

Los estibadores auguran que la actividad puede caer un 30%, mientras que desde los puertos aseguran que la reducción de contenedores comenzará esta semana

Barcelona, 26 de febrero de 2020 (04:55 CET)

Con las mercancías en tránsito desde hacía semanas, los puertos españoles vivían hasta ahora en un estado de falsa normalidad. Barcos zarpados de China hace un mes navegaron cargados de contenedores hacia la Península Ibérica durante lo que llevamos febrero. Sobre el papel, el coronavirus no parecía afectar todavía a las infraestructuras y las comparativas respecto al año anterior eran positivas hasta esta semana, cuando los cargueros comenzaron a atracar con más espacio vacío del habitual. Y el golpe puede llegar al 30% de la actividad total. 

Fuentes cercanas a Puertos del Estado explican a Economía Digital que está previsto que las afectaciones por el virus surgido en la ciudad de Wuhan (China) comiencen en “la novena semana del año”. Es decir: entre la actual y la próxima, el volumen de trabajo en las instalaciones portuarias decaerá. ¿Cuánto? Las voces consultadas no se atreven a dar el dato concreto, pero garantizan que “la rebaja de carga será notable”. 

Desde el Port de Barcelona declinaron ofrecer información sobre el desarrollo de febrero hasta el cierre del mes y emplazaron al crecimiento del 5,3% hasta los 5,5 millones de toneladas transportadas en enero de 2020.  Además, los intercambios con China subieron el 13,8%. “El impacto se verá ya en los próximos días, pues el tiempo que tardan los barcos en llegar desde el país asiático es de 21 días pasando por el Canal de Suez”, señalan fuentes cercanas a la infraestructura. 

El 9,1% de las importaciones españolas proceden de China, según el ICEX. Y la mayoría llega en barco

El trayecto es parecido para las otras grandes instalaciones portuarias del país. A falta de las cifras de enero del Puerto de Valencia, Levante-EMV informaba de que firmas como Maersk y CMA CGM habían ordenado paralizar la actividad de sus navíos amarrados en puertos chinos, por lo que se esperaban afectaciones todavía por cuantificar en la instalación. También a la espera del cierre de febrero, Algeciras estrenó el año con una subida del 11% hasta los 9,8 millones de toneladas transportadas. 

Para hacer una estimación total del golpe sobre el sector, solo es necesario mirar a los datos publicados por el ICEX: en 2019, el 9,1% del total de las importaciones y el 2,3% de las exportaciones fueron con el Estado presidido por Xi Jinping. Y la mayoría llegaron --o se fueron-- en transporte marítimo.

Los estibadores creen que la actividad en los puertos españoles caerá un 30%

Sí se atreve a poner cifras la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Centros Portuarios de Empleo (ANESCO), que anticipa "un descenso inicial que puede suponer hasta el 30% de la actividad en algunas terminales de contenedores españoles". Y la caída "se puede acrecentar en periodos posteriores", añade la organización de estibadores. Según su cálculos, "en los puertos españoles, el efecto tarda aproximadamente cuatro semanas respecto a la actividad asiática".

Por tanto, el golpe podría ser todavía mayor, pues después de las tradicionales vacaciones por la celebración del Año Nuevo en el país, el trabajo en las fábricas de China se retomó a medio gas a comienzos de febrero por las restricciones existentes en el movimiento de personas en el gigante por el coronavirus. 

El avión gana la partida al barco

La incertidumbre reina entre las empresas españolas, pero las compañías consultadas coinciden en que primar el transporte aéreo por encima del marítimo para recuperar el retraso acumulado es una de las opciones que está sobre la mesa. Así lo hacen las principales firmas de automoción, a pesar de la tranquilidad que intenta transmitir la patronal Anfac, o los grandes grupos textiles de la Península Ibérica.

Un ejemplo: el director de relaciones institucionales de Mango, Guillermo Corominas, explicaba hace diez días a este medio los planes de contingencia que la firma tenía en estudio: "Por un lado, la posibilidad de enviar mercancía fabricada en China por transporte aéreo en lugar de en barco para recuperar los potenciales retrasos de producción y, por el otro, analizamos otros posibles orígenes de producción que no estén afectados por el coronavirus para algunos modelos de la colección".

En la misma disyuntiva se encontraba el presidente de Desigual, Thomas Meyer: enviar las prendas procedentes del gigante asiático por avión, recortar los plazos de producción ante el retraso de los envíos y buscar nuevos emplazamientos en países como Marruecos, Turquía y la propia España.

Hemeroteca

Coronavirus
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad